Los cambios en el flujo vaginal

los-cambios-en-el-flujo-vaginal

De vez en cuando viene bien hablar sobre la salud en la mujer en su apartado íntimo ya que en algunos casos bien por desconocimiento o por pequeñas vergüenzas, nos resistimos hablar o comentar y muchas veces el desconocimiento nos impiden detectar anomalías.

Por lo tanto es bueno saber que en condiciones normales, el flujo vaginal es un líquido transparente ligeramente denso y sin apenas olor. Está segregado por unas glándulas que se encuentran en la vagina y en el cuello del útero y sus objetivos principalmente son prevenir la proliferación de gérmenes y facilitar las relaciones sexuales.

La apariencia del flujo cambia a lo largo del ciclo. En la ovulación por ejemplo, es más abundante y tiene una consistencia como de clara de huevo. Pasando este periodo, el flujo se va volviendo más escaso y espeso, adquiriendo un color blanquecino.

La mayoría de alteraciones en su color, textura y olor están propiciadas por algún tipo de infección.

Cuando la infección está causada por hongos, por ejemplo, el flujo es más blanco y espeso de lo normal, con una textura muy parecida al yogur o al requesón.

Si se trata de una infección bacteriana, el flujo se torna espumoso y de color gris y adquiere un olor desagradable, como de pescado.

Cuando se trata de tricomoniasis, una infección de trasmisión sexual causada por un parásito, el flujo es más espeso y se torna de color amarillo verdoso, con un olor fuerte y muy desagradable, como de humedad.

De cualquier modo, siempre es recomendable hacerse revisiones ginecológicas periódicas aunque pensemos que todo va bien. Puesto que la prevención nunca está de más. Y sobre todo tener una correcta higiene íntima.

Imagen | atravesde

Más en centromujer | Mujeres, hombres y… sexo, Test de ovulación digital Clearblue

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...