Los pros y contras de utilizar enjuague bucal muy a menudo

Para nadie es un secreto que el enjuague bucal trae numerosos beneficios para la salud oral. Sin embargo, se debe tener precaución al usarlo para evitar que tenga un efecto contraproducente.

Beneficios y desventajas del enjuague bucal

Aunque siempre se resaltan los múltiples beneficios de usar enjuague bucal porque complementa al cepillado y ayuda a eliminar las bacterias nocivas en aquellas zonas de la boca donde no llega el cepillo dental, hay que ser comedido al utilizarlo ya que abusar de él también puede traer consecuencias no muy agradables. Incluso algunos especialistas han señalado que su uso no es del todo esencial para mantener la salud oral.

Si los productos que conoces hoy te parecen refrescantes y efectivos para eliminar las bacterias, quizá te sorprenderán algunos de sus antecedentes, porque la humanidad ha estado preocupada por su boca desde hace varios miles de años. Civilizaciones antiguas de Grecia o Roma elaboraban líquidos con hierbas, menta y, a pesar de que suene increíble, algunas usaban hasta la orina o el carbón. Se dice que el antiguo médico griego Hipócrates tenía uno de su creación con vinagre, sal y alumbre.

Las fórmulas más similares a las que se comercializan actualmente empezaron a crearse hace más de doscientos años y una de las marcas pioneras fue Listerine, quien sacó a finales del siglo XIX sus presentaciones al mercado para prevenir la proliferación de las bacterias y ayudar a la salud bucodental.

Entre las bondades que se atribuyen a estos enjuagues es que erradican hasta el 97% de las bacterias bucales nocivas que pueden causar enfermedades periodontales. También producen una sensación de refrescamiento en la boca y algunos se venden como capaces de quitar manchas y controlar la placa. En este sentido es necesario saber cual conviene más y para ello es indispensable el consejo del dentista.

Los beneficios del enjuague bucal

Es cierto que el enjuague, también llamado colutorio, no es fundamental para la higiene porque según algunos investigadores su efecto no está garantizado para eliminar el mal aliento. Además, es conveniente destacar que no se pueden tomar estos líquidos como sustitutos del cepillado con dentífrico.

Sin embargo, la Sociedad Española de Periodoncia (SEPA) ha revelado que en los estudios sobre la eficacia de algunas fórmulas contra la halitosis se han obtenido resultados positivos. Asimismo, se ha mostrado su efectividad para mermar la cantidad de bacterias y tratar enfermedades como candidiasis orales y gingivitis. No obstante, no hay seguridad de que funcione contra la placa.

Además, la SEPA sostiene que, como el cepillado y otras formas de asear los dientes comunes no se usan suficientemente, es recomendable utilizar colutorios dos veces por día para ampliar el alcance que se logra con el cepillo dental.

Adicionalmente a la sensación de frescor en la boca que deja el enjuague bucal, estos productos ayudan a controlar las caries, evitar la gingivitis o tratarla y frenar la formación del sarro en la dentadura. Pero, hay que tener claro que existen líquidos que solo son cosméticos, es decir, que simplemente ofrecen la sensación de frescura temporalmente pero no atacan problemas de raíz, ni siquiera son antibacteriales.

Riesgos a evitar

Pese a que son muchas las ventajas de usar enjuague bucal también pueden ocasionar molestias si no se usa correctamente y con moderación. La Sociedad de Periodoncia de España ha advertido que al usar productos que contienen clorhexidina existe el riesgo de que los dientes y la lengua se manchen, se afecte el gusto y se reseque la mucosa.

También el paciente debe estar atento si se producen reacciones alérgicas por el uso de colutorios y, además, se alerta de que si su uso se extiende por mucho tiempo algunas bacterias pueden crear resistencia.

Lo más aconsejable es usar el enjuague de forma preventiva pero sin exagerar, como tratamiento de un problema específico, pero no usarlo de manera desmedida. También hay que seguir las recomendaciones del dentista para no excederse en su uso y cumplir siempre el período indicado por el médico.

Entre los diversos enjuagues que existen disponibles uno de los más eficaces contra las bacterias es la clorhexidina. Este además de su poder antibacteriano cumple también una función contra la placa. Aunque no se recomienda empezar con ella sin consultar al doctor, que también podría inclinarse por antisépticos como el triclosán o la hexetidina, si lo considera, para el paciente.

¿Cómo se debe usar el enjuage bucal?

Según las recomendaciones de los especialistas de la SEPA no se debe realizar el enjuague bucal inmediatamente después de cepillarse porque la crema dental reduce o elimina la efectividad del lavado con un colutorio. Lo que se aconseja es esperar una media hora para usar el enjuague.

Si no hay opción, entonces lo mejor será enjuagar con agua los restos de dentífrico de la boca para luego aplicar el colutorio. Si se trata de clorhexidina es prudente estar atento a su concentración, que va de 0,12% a 0,20%, para determinar el volumen del producto a usar y el tiempo de exposición, que puede ir de 30 segundos a un minuto.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...