Masturbación beneficiosa

masturbaciónAquello que tiempo atrás fue rechazado unánimemente por la sociedad científica vuelve ahora con más fuerza que nunca para reclamar su posición en el mundo médico como beneficioso. Es lo mismo que le pasó a nuestro querido aceite de oliva o a nuestro sabroso pescado azul.

En este caso vamos a comentar la noticia aparecida en El Mundo que refleja los resultados de la investigación llevada a cabo por Graham Giles, científico australiano que postula que masturbarse frecuentemente (cinco veces a la semana, vamos, cada día laborable) ayuda a prevenir el cáncer de próstata.

No quiero ni pensar en la lista de candidatos a “conejillos de indias” que tendría este buen señor al inicio de su experimento, aunque más de uno debió abandonar, porque tantas veces a la semana debe de ser agotador…

Tras un exhaustivo estudio en el que se analizaron los casos de 1.079 pacientes con cáncer prostático y 1.259 sujetos sanos, este investigador comprobó que aquellos individuos que habían eyaculado más de cinco veces por semana, sobre todo entre los 20 y los 30 años, tenían un tercio menos de posibilidades de desarrollar un cáncer de próstata agresivo que los que no lo hicieron. Además de sanos, felices.

La razón que ha dado el equipo científico al mando del cual está Giles (muy poco imaginativa, por cierto) es que la expulsión del semen realiza una limpieza que impide el acúmulo de sustancias carcinógenas que provocarían, en caso de permanecer en contacto con los tejidos, la aparición de tumores. Este tipo de cáncer provoca la muerte de medio millón de personas cada año en el mundo.

Y yo me pregunto, ¿qué diferencia habrá en que la eyaculación se produzca por práctica onanista o por relación sexual? Pues este señor dice que es muy distinto, porque otras investigaciones se centraban en relaciones sexuales y las infecciones que pueden transmitir, y él lo ha hecho en la masturbación.

masturbateLos resultados de la investigación han sido publicados en la revista “BJU Internacional” y, aunque la noticia sugiere que contradice otras investigaciones anteriores, lo cierto es que esas otras investigaciones demuestran un mayor riesgo (hasta un 40%) de padecer este tipo de cáncer en personas que mantenían un alto grado de promiscuidad sexual. Sin embargo no tiene porqué ser una contradicción, cada estudio tiene unas poblaciones diferentes y unos resultados distintos, pero no opuestos, de hecho en los estudios anteriores si se tenían en cuenta las ETS.

En cualquier caso esta investigación podría poner de manifiesto algo que se intuía con el cáncer de mama: que la expulsión de fluidos evitando la permanencia de sustancias tóxicas en contacto con los tejidos podría actuar como protección frente al cáncer.

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2003/07/16/oncologia/1058377865.html

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...