Por qué es importante reconocer los síntomas del ‘Ictus’

El pasado 29 de octubre se celebró el día mundial del Ictus. A través de estos días tan señalados se consigue concienciar a la sociedad de la importancia de conocer la enfermedad para poder encontrar un remedio a tiempo.

El pasado 29 de octubre se celebró el día mundial del Ictus. Con motivo de ese día se le recuerda tanto a mujeres como a hombres la necesidad de saber reconocer los síntomas para poder cogerlo a tiempo. Según la Fundación Española del Corazón (FEC) el Ictus es una enfermedad que se sitúa en la segunda causa de muerte entre la población en general, pero la primera causa de muerte entre las mujeres. Por lo tanto, me ha parecido interesante conocer el caso de María Escario, una presentadora de televisión que lo ha sufrido, pero que gracias a cogerlo a tiempo puede continuar adelante y contarlo, además ha sido premiada por su valentía.

Pero para darnos cuenta de la importancia de conocer esta enfermedad, el Ictus provocó en el año 2010 más de 30 mil muertes, de las cuales más de 17 mil fueron mujeres, según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística). Pero lo que más nos interesa a nosotras, las mujeres, es cómo nos afecta para poder tomar precauciones y acudir al médico en caso de duda. Según el presidente de la Fundación Española del Corazón (FEC), el Dr. José Luís Palma:

Esta enfermedad es más mortal entre el sexo femenino, ya que uno de sus principales factores de riesgo, la hipertensión, también se da más entre ellas que entre ellos. Lo mismo pasa con la fibrilación auricular, tipo de arritmia que multiplica por cinco las probabilidades de sufrir un ictus y que también es más frecuente entre las mujeres‘ y añade: ‘Si a esto le sumamos el hecho de que esta enfermedad es más prevalente a edades más avanzadas y las mujeres viven más, encontramos el porqué de esta mayor incidencia femenina.’

Por lo tanto, vamos a lo que es importante, que es reconocer los síntomas de un Ictus. Algunos de los indicadores que nos explican los especialistas son la alteración de la visión de forma repentina (tanto si es de un ojo o de los dos), perder la fuerza de alguna extremidad también de forma repentina (una pierna, un brazo o los dos), dificultad para expresarse (sobre todo si no hay una causa que lo justifique), inestabilidad o falta de equilibrio, dolor de cabeza repentino y más intenso de lo habitual y, finalmente, sentir que la sensibilidad, repentinamente se trastorna, se puede sentir, por ejemplo hormigueo en cara, brazos, piernas o en algún lado determinado del cuerpo. En cualquiera de estos casos, debemos acudir al especialista para que determine si puede haber un Ictus o no.

Vía |  Fundación Española del Corazón

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...