¿Por qué no deberías renunciar al sexo durante el embarazo?

El embarazo no tiene porque convertirse en una excusa para renunciar al sexo; más bien todo lo contrario, ya que las relaciones en esta fase pueden tener muchas ventajas para la pareja.

embarazo

Para muchas parejas, el hecho de que la mujer esté embarazada es un sinónimo de evitar practicar relaciones sexuales. Sin embargo, ningún médico desaconseja las prácticas sexuales durante el período de gestación, sino más bien todo lo contrario. El sexo es fundamental para la buena salud de la pareja, y lo cierto es que durante el embarazo, por tratarse de una etapa especial en nuestras vidas, es uno de los momentos en los que más importa. Las ventajas del sexo durante estos momentos inciden en una mejor comunicación, mantener viva la complicidad de la pareja, así como en un montón de hormonas que se liberan con los orgasmos y que nos hacen sentir realmente bien.

Todas estas razones son fundamentales para entender que no hay nada de malo en tener sexo mientras se está embarazada. De hecho, las parejas que no lo practican alegan que podrían hacerle daño al bebé, cuando esto está completamente alejado de la realidad. Cuando se practica sexo al bebé ni siquiera se le toca, y la única diferencia que existe entre el sexo durante el embarazo y el sexo sin éste es la búsqueda de posturas en las que la mujer esté cómoda. De hecho, tan solo la barriga podría dar algunos problemas a la hora de intentar practicar poses que antes nos parecían sencillas. Pero alternativas hay muchas y es solo cuestión de encontrar aquella que más satisfaga a ambos.

Cuando una mujer está embarazada su sistema hormonal sufre altos y bajos, y el sexo podría calmar en parte todas estas sensaciones. De hecho, los orgasmos hacen que en nuestro cuerpo se liberen endorfinas, hormonas con las que somos capaces de sentir por unos momentos la felicidad absoluta. Que la madre goce de buena salud y se sienta bien es algo importante para el desarrollo del pequeño, que no olvidemos está en su interior y va a notar de una u otra manera todo lo que a ésta le pasa.

Ya por último, el embarazo puede provocar problemas en la pareja. Caprichos de ella. Enfados de él. Y ya sabemos que no hay mejor remedio para reconciliarse, y sentir esa unión con el otro que la práctica de relaciones sexuales. Así que no cabe duda de que es un error grave dejar de practicarlo por el mero hecho de estar embarazada. Ningún especialista lo desaconseja, sino todo lo contrario. Así que ¿por qué renunciar a él?

Imagen: Ornella Sena

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...