Propiedades de las frutas de otoño que debes conocer

Si te gustan las frutas de temporada, debes saber que las que se dan en otoño tienen un montón de beneficios para tu salud. Hoy te explicamos algunos de los más importantes.

frutos otoño

Cuando vas al supermercado a hacer la compra habitual es probable que te hayas dado cuenta que mientras las verduras de siempre se mantienen, es ya habitual encontrar los más clásicos frutos del otoño. Al fin y al cabo, ya hemos despedido a la estación preferida por casi todos. Pero ello implica que a partir de ahora te será muy fácil preparar recetas y disfrutar de los beneficios para tu salud de las frutas de temporada: granadas, caquis, higos, uvas… Hay que hacer también mención especial a los frutos secos típicos de esta época: castañas, avellanas y nueces.

Es probable que si eres una fan de sus cremas, te hayas pensado que nos olvidamos del que es un fruto estrella del otoño: la calabaza. En realidad no lo hemos hecho, pero me la he dejado para esta mención final para recordarte que tenemos un artículo más completo sobre ella en el que analizamos todas las ventajas que tiene y todos los remedios que puedes hacer con calabazas. Si todavía no lo has visitado, quizás es un buen momento para hacerlo antes de descubrir las ventajas saludables de los frutos de otoño que vamos a analizar a continuación.

Beneficios de los frutos de otoño

Granada

La granada es una fruta que tiene infinidad de propiedades. Es el fruto del granado , un árbol típico de la zona mediterránea. Posee vitamina C, vitamina A, vitamina V5, vitamina E y ácido fólico. Además tiene propiedades antioxidantes que impiden el envejecimiento celular. Es una fruta muy baja en calorías por lo que puede ser consumida por cualquier persona e incluso incluirse en dietas de adelgazamiento.

Caqui

El caqui o palosanto es una fruta típica de otoño con propiedades antioxidantes. Esto te ayudará a mantenerte joven por más tiempo. Al mismo tiempo, está considerado como un estimulante del sistema inmunológico por lo que aumenta nuestras defensas y nos protege de enfermedades. Posee vitamina A, C y E. Es una fruta diurética y energética y favorece el tránsito intestinal. La mejor forma de comerlos es picándolo a la mitad y, sin quitarle la piel, tomar la pulpa con una cuchara

Higos

Los higos pueden tener un color verdoso claro o morado. Son el fruto de la higuera. Su piel es comestible y la pulpa es de color rojizo y está llena de semillas. La higuera produce dos cosechas al año, la primera en el mes de junio con unos higos más pequeños denominados brevas y, la segunda, es la que se recoge a partir del mes de septiembre: son los higos del otoño. Las propiedades de los higos son innumerables: ricos en selenio, calcio, potasio, hierro y magnesio. Además, tienen un alto contenido de fibra. Contienen vitaminas del grupo B y también contienen vitaminas A, C y E. Por si fuera poco, se caracterizan por un alto contenido de agua, por eso evitan que nos deshidratemos.  Por su parte, los higos secos son un gran aporte de energía.

Uvas

Las uvas son las frutas obtenidas de la vid. Vienen en racimos y se pueden consumir frescas como fruta, secas como uvas pasas y, también, procesadas en forma de mosto, vino y vinagre. Pueden ser verdes o rojas. De ahí que produzcan vino tinto o blanco. Poseen propiedades anti-cancerígenas y previenen la fatiga y las enfermedades renales. Cuidan de nuestros huesos pues aportan vitamina K y son ricas en minerales como hierro y potasio.

Los frutos secos

  • Las castañas son los frutos más típicos del otoño y pueden ser consumidas crudas, asadas o cocidas. Sus propiedades más destacadas es que se trata de un fruto reconstituyentes y antiinflamatorio. Su bajo contenido calórico y su alto contenido en minerales como magnesio, hierro, fósforo y potasio la convierten en un acompañante ideal para cualquier comida.
  • Las nueces son un fruto seco originario de Asia. Poseen ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, los cuales ayudan a rebajar el colesterol y previenen la mala circulación sanguínea. La forma de las nueces nos recuerda a un cerebro y es precisamente su riqueza en ácidos grasos lo que las convierten en un alimento que favorece la memoria y previene enfermedades como la depresión o la esclerosis múltiple.
  • Las avellanas son un fruto seco saludable que contienen proteínas, vitaminas, minerales y grasas saludables que ayudan a proteger la salud del corazón. También ayudan a reducir el colesterol malo y a aumentar el colesterol bueno. Poseen gran cantidad de calorías por lo que se deben consumir en pequeñas cantidades.

El otoño es una de esas estaciones que aunque no te gusta tanto como el verano, tiene también sus ventajas. Y los frutos otoñales y todas las propiedades que aportan a tu salud creo que son unas de las que deberías aprovechar, ¿no te parece?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...