Protección a la hora de tomar el sol

Aunque tomar el sol es muy beneficioso, el exponerse extremadamente puede generar problemas y enfermedades

Pronto llega el verano y, por lo tanto, es la época de tomar el sol en la playa o la piscina. Muchas personas se exponen al sol con la intención de obtener un color de la piel bonito y radiante, pero sin tener en cuenta los peligros y riesgos que suponen para la salud. La luz del sol produce rayos infrarrojos, luz visible y rayos ultravioletas, que iluminan, dan calor y broncean la piel, pero una exposición extrema es dañina para la salud. La radiación es más potente entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde, de modo que durante este tiempo hay que usar especial protección para evitar futuros problemas.

Tomando el sol en la playa

Tomando el sol plácidamente en la playa

Lo más frecuente de exponerse intensamente al sol es que se produzcan quemaduras solares, que es una irritación de la piel que provoca muchos dolores. Para evitarlas, lo mejor es utilizar crema protectora en las partes más expuestas unos 15 o 30 minutos antes de ir a la playa. Pero también es bueno comer frutas y vegetales, ricas en antioxidantes, e hidratarse bebiendo mucha agua, incluso cuando no hay sed. Si aún así, se producen, hay muchos remedios para las quemaduras, algunos más caseros como aplicar agua fría sobre la superficie quemada o miel, pero siempre con la herida curada para evitar infecciones. Pero lo mejor es acudir a un médico o farmacéutico para usar el remedio más adecuado.

Pero el tomar el sol intensamente también puede generar manchas y arrugas en la piel, ya que se produce un envejecimiento más rápido. Y abusar en tomar el sol también puede provocar problemas para la vista como cataratas y cáncer en la piel. De modo que hay que ir a la playa o la piscina con toda la protección necesaria, ya que la salud no se puede tomar a la ligera y tomar el sol de una forma exagerada puede crear futuros problemas y enfermedades. Además, hay que sumar que, el exponerse al calor del sol, el cuerpo se deshidrata y, por eso, hay que beber agua para no encontrarse mal posteriormente y sufrir mareos.

Es especialmente importante cuidar a los niños del sol. Se recomienda que hasta los 5 años no se expongan demasiado y, por lo tanto, los recién nacidos no se expongan en absoluto, por la fragilidad de su piel que se está empezando a desarrollar. Además, hay que evitar remedios caseros populares para tener mejor bronceado, ya que su uso poco fundamentado puede causar daños a la piel irreparables. Se debe usar el sentido común y los consejos de los especialistas para no correr ningún riesgo.

Pero bueno, no todo es malo a la hora de tomar el sol. Ya que es bueno para evitar el estrés y relajarse, de modo que aumenta la felicidad y autoestima, además de aumentar los niveles de vitamina D del cuerpo, ser beneficioso para el corazón y reducir los efectos de las enfermedades mentales. Pero eso sí, siempre con protección y moderación.

Foto: platibolo en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...