Qué nos hace engordar cuando comemos

La dieta equilibrada es importante, pero también lo es evitar hábitos que nos hacen engordar pese al esfuerzo de la dieta.

Frutas y verduras a la vista

Cuidarse con la dieta, no solo es comer alimentos sanos,  nutritivos y hacer mucho ejercicio para quemar grasas, también significa comer adecuadamente para evitar que lo que se coma, acabe engordando. Para ello, hay pequeños hábitos que podemos ir adoptando para evitar comer mal o comer demasiado. Se trata de encontrar la forma de saber cuánto comer y cómo comerlo. Teniendo en cuenta que muchas veces se nos antoja aquello que vemos, valdría la pena mantener a la vista los productos comprados en la cocina.

Además, es importante que en una dieta sana y equilibrada se coman verduras y frutas. Con la llegada del calor, tenemos tendencia a guardar la fruta y la verdura en su lugar en la nevera, es decir, en el cajón de las frutas y las verduras del frigorífico para evitar que se estropee. Pero a veces, por no decir casi siempre, se nos olvida que hemos comprado esas peras tan jugosas o esas manzanas verdes que tan bien nos van para aportar nutrientes y energía, por no hablar, claro está, de la verdura, que a veces se acaba estropeando porque nos hemos olvidado que la teníamos en el cajón.

Se me ocurren dos formas de evitar estas situaciones: la primera, colocar la fruta a la vista. Es decir, en lugar de dejar a la vista esos cuencos con gominolas o frutos secos que pueden subir notablemente la ingesta de calorías entre horas, debemos poner, en su lugar, la fruta que hemos comprado. La segunda es hacer un menú semanal con la verdura y fruta que hemos comprado y añadir esa verdura que tenemos guardada adecuadamente en su sitio de la nevera. De esta forma, sabremos que hay que cocinarla y no se nos olvidará porque tenemos el recordatorio del menú.

Por otro lado, debemos cuidar la cantidad de aceite y sal que añadimos a la comida mientras la estamos cocinando. Cabe recordar que echar el aceite o la sal a ojo, puede hacer que nos pasemos de ración, por lo tanto, nos debemos acostumbrar a usar siempre la misma medida y respetarla. Además de todo esto, hay quién tiene la costumbre de comer directamente de la bolsa del producto alimenticio. Esto es un error, ya que no podemos racionar la cantidad que queremos comer. Por ello, siempre hay que separar las raciones en cuencos, para saber cuánto has comido y no pasarte.

Por último, hay una costumbre que costará bastante poder cambiar. Normalmente, cuando hacemos la comida y repartimos las raciones en los platos, suele quedar algo en la olla. Se trata de los restos o raciones de más que nos han salido. Como quedan en la olla, muchas veces  nos levantamos a repetir y, por ello, comemos más calorías de las necesarias. Para evitarlo, dicen que es mejor gestionar esos restos antes de comer para evitar la tentación de repetir. Puede que no siempre sea posible, porque si la comida está caliente, no la podemos meter en el tupper, pero si es cierto, que se puede separar en tuppers los restos de la comida y dejarlos en la cocina, aunque no estén cerrados. Porque si las raciones ya están preparadas para guardar en la nevera una vez se enfríen, ya es más difícil tener la tentación de repetir. ¿Qué opináis vosotras? ¿Qué otros consejos añadiríais?

Imagen | Sarah Korf

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...