Remedios para fortalecer los huesos durante la menopausia

Durante la menopausia se pierden estrógenos y ello puede debilitar los huesos hasta el punto de aumentar el riesgo de fracturas. Por lo tanto, lo mejor es reforzar el esqueleto mediante una buena dieta y remedios que fortalecen los huesos.

calcio

La forma de llevar una dieta variada es tener todos los nutrientes necesarios para los huesos en sus constante proceso de regeneración. A partir de los 45-50 años, el esqueleto de la mujer no sólo reclama calcio, también requiere nutrientes como la vitamina K, que permite que este mineral llegue a su destino y se fije en la estructura ósea. Una ración de remolacha hervida de 40-50 g garantiza el aporte de vitamina K que necesitamos a diario.

Para la fijación y absorción del calcio en los huesos aumenta en presencia de la vitamina D, un nutriente que abunda en las setas, el huevo y el pescado azul. Por eso es muy recomendable añadir champiñones a las salsas preparadas con leche, nata líquida o queso, mejorar la asimilación del calcio de las espinacas o las acelgas cocinándolas con huevo y agregar salmón ahumado o sardinas en aceite a las ensaladas de berros o escarola, otras buenas fuentes de calcio vegetal.

También tanto las semillas de sésamo como los garbanzos son dos yacimientos de calcio. De ahí la conveniencia de introducir el humus, una receta árabe que combina la pasta de sésamo y los garbanzos cocidos, con ajo, perejil, aceite de oliva, limón y pimentón, en la dieta de la mujer tras la menopausia. Otra buena medida es sustituir el azúcar por la melaza, un alimento que no es sólo rico en calcio, sino también en magnesio, otro constituyente del hueso. Si adquieres la costumbre de tomar un vaso de leche con una cucharada de melaza cada noche, tus huesos se verán reforzados. El descanso nocturno es un momento crítico en la pérdida de masa ósea, ya que cuando nuestro organismo no dispone de suficiente calcio, fundamentales para un gran número de funciones, lo roba de los huesos.

Hay que tener en cuenta que nuestros huesos alcanzan la máxima densidad ósea a los 25-30 años. A partir de ese momento, vivimos de esa reserva ósea acumulada, de ahí la importancia de prevenir la desmineralización del hueso.

Imagen | anieto2k

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,50 de 5)
3.5 5 2
Loading ... Loading ...