Remedios para reducir las grasas animales

Disminuir el consumo de grasa animal, además de mejorar la salud en general, ayuda a aligerar la digestión y a adelgazar. Para ello no es necesario seguir una dieta estrictamente vegetariana.

Primeramente procura que la carne y el pescado no sean los ingredientes principales de tus platos sino un complemento más. Es lo que por suerte nuestra cocina tradicional recoge en muchas recetas como, el cocido o la paella mixta.


Reduce las raciones de la carne y el pescado, si estos platos son los protagonistas o plato principal, intenta elaborar entrantes 100% vegetales como crema de verduras sin nata liquida, ensaladas sin queso, ni huevo cocido, etc. Procura así mismo, moderar las raciones de carne roja, la variedad más rica en grasas malas no debería superar los 100-120 g de peso. Con la carne de ave o de conejo las cantidades se pueden ampliar.

También con unas medidas o hábitos pequeños se puede lograr disminuir la absorción de grasas que no son nada recomendables para nuestro organismo, sobre todo si hablamos de los lácteos que debido a su origen animal, la grasa de ellos es mayoritariamente saturada. Si el médico te ha recomendado reducir la toma de grasas malas y de colesterol, además de optar por la leche y los yogures desnatados, toma en cuenta estos consejos:

La mantequilla es el derivado del lácteo más rico en grasos. Su mejor sustitutivo a la hora de cocinar, untar el pan, etc, es el aceite de oliva virgen. Una alternativa a la nata liquida para cocinar es la crema de soja, exenta de grasas animales. En repostería, usa clara de huevo batida a punto de nieve en vez de nata montada o crema pastelera.

El queso, mientras más curado más graso. Decántate, por tanto, por el queso fresco o las variedades con un bajo porcentaje en grasa como el requesón es el ideal.

Imagen | bocadorada

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...