Rosácea, qué es y cómo combatirla

La rosácea es una enfermedad de la piel de la cara que afecta especialmente a las mejillas, frente, barbilla y nariz.

La rosácea es más común en las mujeres que en los hombres, sobre todo en las de tez clara y su causa no es conocida muy bien pero se cree que puede ser provocada por el estrés y la contaminación.

El enrojecimiento de la rosácea suele ir acompañado de pequeñas pústulas por lo que a veces suele confundirse con el acné.

La primera descripción de esta enfermedad se debe a un cirujano francés en la Edad Media llamado Guy de Chauliak que llamó a la rosácea “gota de rosa” o “cuperosis”. A lo largo del tiempo esta enfermedad también fue llamada “vasoneurosis” porque se creía que estaba relacionada con enfermedades nerviosas. Otro nombre que recibió esta enfermedad fue “granos de vino” porque se creyó que el alcohol era la causa que la originaba. Finalmente fue en el siglo XX cuando el Dr Enrique Piffard estableció las diferencias entre la rosácea y el acné.

La rosácea es una enfermedad crónica de la piel que no tiene cura definitiva y en muchas ocasiones desaparece sin ningún motivo aparente.

Muchas personas conocidas han padecido rosácea entre ellos destacan el expresidente Bill Clinton y la princesa Diana de Gales.

Rosácea ¿qué es?

La rosácea no es una enfermedad grave pero es molesta sobre todo cuando los granos se intensifican

En la rosácea los vasos sanguíneos de la cara se contraen y se relajan con mucha facilidad por eso se produce el enrojecimiento. Esa continua contracción y relajación de los vasos sanguíneos va originando pequeñas venitas o arañas vasculares. Cuando la enfermedad ya está avanzada aparecen ñas pústulas que son las que se confunden con el acné.

Causas

  • Cualquier persona puede padecer rosácea pero suele producirse más en adultos jóvenes sobre todo mujeres de piel clara y con ojos claros
  • El patrón genético también debe ser tomado en cuenta, pues tener familiares que hayan padecido rosácea aumenta las posibilidades de padecerla
  • La rosácea se relaciona con un ácaro el Demodex folliculorum que coloniza la piel de la cara pero en las personas que padecen rosácea se encuentra en mayor cantidad.
  • Los cambios  de temperatura, el frío y el viento pueden desencadenar brotes de rosácea
  • El secador de pelo no es aconsejable si se padece rosácea
  • El sol no es bueno para la rosácea por eso hay que usar protectores solares
  • Las comidas copiosas y muy picantes elevan la temperatura del cuerpo y pueden desencadenar un brote de rosácea
  • El alcohol, el café y el té son vasodilatadores por eso no son convenientes para las personas que padecen rosácea
  • los baños calientes y las saunas no son aconsejables para las personas que padecen rosácea.

Tipos de rosácea

Según el esdio en el que se encuentre la enfermedad podemos distinguir varios tipos de rosácea:

  • Rosácea eritematosa

  • Aparece un enrojecimiento en la nariz y en las mejillas de manera brusca.
  • La piel está muy inflamada y muy sensible al tacto
  • sensación de ardor en la zona inflamada
  • Vasos sanguíneos dilatados
  • Pequeñas arañas vasculares
  • Entre brote y brote aparece sequedad en la piel y el enrojecimiento persiste
  • Rosácea pápulo- pustulosa

  • El enrojecimiento de la cara no es muy intenso
  • Aparecen granos que recuerdan al acné
  • La piel está muy sensible pero no hay ardor
  • Entre los brote la piel está grasosa
  • Rosácea fimatosa

  • La piel comienza a engrosarse y a degenerarse
  • Sucede en las personas que sufren cualquiera de las dos rosáceas anteriores
  • La piel tiene aspecto grasoso y los poros están muy dilatados
  • Aparecen bultos internos
  • Aparece con mucha frecuencia en la nariz
  • Rosácea fulminante

  • Aparece en mujeres jóvenes
  • Hay inflamación con pústulas y nódulos internos
  • Brota de forma generalizada en la cara

Prevención

La rosácea no es una enfermedad que se pueda prevenir y tampoco se erradica completamente, pues aparece y desaparece por causas todavía desconocidas.

Los brotes se pueden prevenir con medidas de higiene y medidas generales par evitar las recaídas:

  • El estrés, el café, las bebidas picantes, el sol , el calor son desencadenantes
  • Ten cuidado con los cosméticos, porque no provocan rosácea pero pueden empeorarla
  • Los sulfatos, los alcoholes, los exfoliantes, los perfumes y los parabenos pueden ayudar a empeorar la enfermedad.
  • Utiliza crema fotoprotectoras
  • Usa cremas hidratantes para favorecer la barrera de la piel
  • No apliques pomadas con corticoides porque aunque ayudan a disminuir las rojeces, lo que hacen es adelgazar más la piel y los brotes siguientes pueden ser más fuertes.

Si sospechas que tienes rosácea, lo primero que debes hacer es acudir al médico para que confirme el diagnóstico y te recete un tratamiento adecuado para evitar que la enfermedad vaya a más.

La rosácea se asocia a personas que “sufren por todo” es decir que se preocupan demasiado por las cosas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...