¿Sabes cómo detectar que tienes estrés?

Algunos síntomas nos revelan que padecemos estrés o ansiedad, os damos algunas pistas.

Detectar que tienes estrés

Pese a que los hombres cada vez ayudan más en las tareas de casa y tienen más en cuenta que las tareas domésticas es algo de todos y no solo de la mujer, todavía nos encontramos con muchísimos casos en los que la mujer se hace cargo de casi todo: niños, casa y su propio trabajo. Precisamente el querer llegar a todo es algo que nos produce estrés y ansiedad, porque es imposible dedicar todas las horas del día a un montón de cosas, hacerlas bien y luego querer estar perfectas tanto por dentro como por fuera.

Ya lo dice el refrán: ‘quién mucho abarca, poco aprieta‘. Y es que el problema con el que me he encontrado yo y muchas mujeres, es que padecemos estrés y no lo sabíamos. Por ello me ha parecido interesante comentar los síntomas que nos pueden ayudar a reconocer el estrés y la ansiedad, porque muchas de nosotras lo estamos padeciendo sin saberlo. Pienso que si sabemos reconocer los síntomas podemos ayudarnos a mejorar nuestra propia situación o, al menos, acudir al especialista para que nos ayude.

Cabe recordar que el estrés o la ansiedad pueden repercutir física y psicológicamente en nuestra salud con efectos que se traducen, por ejemplo, en problemas para controlar nuestras emociones, en nuestra forma de actuar o de reaccionar y,además, nos encontramos físicamente con algunos problemas. Vamos a enumerar esos síntomas.

Nuestros pensamientos y emociones

Nuestra forma de ser puede variar si nos encontramos estresadas, cansadas y con ansiedad. Algunos síntomas de ese estrés que tienen que ver con las emociones y nuestros pensamientos son: estado de ánimo bajo, depresión, tristeza, miedo, nervios, irritabilidad, etc. En general, cuando existe estrés las emociones pueden fluctuar rápidamente. Por ello, si sentimos que somos poco coherentes, si estamos de mal humor sin excusa o por ningún tema en particular o si estamos más nerviosas de lo habitual… puede que estemos bajo estrés o ansiedad.

Por otro lado, en nuestra cabeza podemos percibir esos síntomas si, por ejemplo, notamos que tenemos pensamientos demasiado repetitivos, si nos volvemos excesivamente autocríticas, si notamos cierta dificultad para concentrarnos en nuestras tarea, si dudamos en las decisiones y antes no nos pasaba, etc.

Los cambios físicos que pueden revelar un estado de estrés

Nuestro cuerpo es una fuente de información importante, por lo que si nos conocemos bien y sabemos cómo reaccionamos ante los estímulos exteriores, podemos detectar algunos cambios que nos pueden dar la pista para saber si tenemos estrés o ansiedad. Algunos ejemplos son fatiga, dolores de cabeza, insomnio, tensión muscular, problemas de digestión, respiración agitada, problemas de la piel o sarpullidos, cansancio, dolores de espalda, etc.

Para una mujer que lleva todas las tareas de casa, el cuidado o la responsabilidad del cuidado de  los hijos y su propia agenda laboral, es difícil que pueda encontrar un tiempo para ella misma. Pero según un consejo que me dieron hace un tiempo, las mujeres debemos encontrar un hueco para nosotras mismas, para nuestro cuidado personal, para dedicarnos a nosotras mismas un espacio propio. Pero aunque es difícil, es algo que nos puede ayudar a encontrar un poco de relax en nuestro estresante día a día. ¿Qué opináis? ¿Qué otros síntomas añadiríais?

Imagen | Barta IV

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...