Sexo, amor y un infarto al corazón

Infarto al corazónDespués de sufrir un infarto de miocardio, aunque el órgano del amor se recupere, los pacientes experimentan ciertas dudas e inseguridad acerca de su incorporación a la vida cotidiana. Los tejidos cicatrizan de 6 a 8 semanas, pero para ellos el peligro sigue abierto.

La ansiedad y el miedo a que se vuelva a repetir se extienden a las distintas parcelas de su día a día, incluida la sexual. De hecho, algunos erróneamente se plantean la abstinencia sexual como medida preventiva.

Es verdad que la arteriosclerosis de las arterias puede afectar a la sangre que irriga el pene, y por lo tanto dificultar la erección. Además hay que añadir que algunos de los medicamentos para cardiopatías influyen en la respuesta sexual (menor erección y lubricación vaginal).

No obstante, el mensaje clave es que pueden tener una vida sexual y afectiva normal, siempre que pasen la prueba de esfuerzo físico postoperatoria, la cual requiere de mayor consumo energético que el acto sexual. No tiene sentido evitar los encuentros sexuales, cuando pueden tolerar el desgaste moderado equivalente a subir dos pisos.

De cualquier forma, no han de reanudar sus relaciones sexuales de un día para otro, sino exponerse gradualmente al ejercicio físico a través de un entrenamiento pautado por su médico. Lo ideal es que se complemente con la adquisición de técnicas de respiración, para regular la intensidad de las emociones, el pulso y la tasa cardiaca.

Es poco probable, pero si notaran algún dolor en el pecho durante el coito, que también poPareja bailando tangodrían haberlo percibido al hacer otra actividad, obviamente han de consultar con su médico.

Si realmente se quiere velar por la salud sexual lo recomendable es retomar la actividad sexual en un estado de relajación y descanso (sin comidas copiosas previas o alcohol), lo cual es perfectamente compatible con estar excitado. No hay posturas prohibidas, pero los estudios demuestran que hay menos consumo calórico para la persona que se coloca abajo o de forma lateral.

Todo esto se verá facilitado si la pareja entiende y está informada del proceso de recuperación, en el que puede contribuir llevando un rol más activo y de iniciativa sexual, que diminuya los temores del que ha sufrido la intervención.

Es importante recordar que, si bien hay enfermedades que cambian la vida sexual, no la anulan.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...