Sexo después del cáncer

Lo que llamamos vida moderna nos pone en contacto con una cantidad ingente de factores que incrementan las posibilidades de desarrollar determinados tumores. Sin entrar en detalles ni alarmismos podemos decir que innumerables agentes que ingerimos, tocamos o inhalamos cada día pueden acabar provocando la aparición de cáncer. Ejemplos de ellos son algunos aditivos alimentarios, productos químicos y gases que están presentes en la atmósfera en cantidades cada vez mayores por ser contaminantes.

Meditación antes del sexoTener pareja es un factor de protección, pero la ausencia de relaciones sexuales puede complicar la vida a ambos. En la mitad de los casos se producen problemas sexuales, debido a los efectos secundarios del tratamiento del cáncer cervical y endometrial después de la histerectomía, pero no ocurre igual cuando se produce una histerectomía por tumores benignos, como miomas. Una reciente investigación hecha en la universidad de Indiana que tomó como muestra a diecinueve mujeres que tenían histerectomias para el cáncer cervical y endometrial ha encontrado que un método terapéutico muy acertado consiste en realizar entrenamiento en meditación, ya que podría mejorar el deseo, el orgasmo en solamente tres sesiones de una hora.

Los efectos secundarios de las histerectomías tienen que ver con la carencia de lubricación y menor sensibilidad genital durante la relación sexual. “Las mujeres que han tenido cáncer están a menudo interesadas en ser sexuales. La mayoría de estas personas están en la treintena”, ha señalado la co-autora Julia Herman, directora del instituto de Kinsey para la investigación en sexo, género y reproducción de la universidad de Indiana. “Ofreciendo a estas mujeres algo en lo que puede mejorar su calidad de vida es una inversión en la esperanza de sobrevivir a una enfermedad como el cáncer”. El otro co-autor de la investigación era Lori Brotto, profesor en el departamento de Obstetricia y Ginecología de la University of British Columbia, en Vancouver.

La meditación es una vieja práctica filosófica espiritual oriental que se centra en el momento, eliminando pensamientos sin relación y centrando el foco atencional en el momento actual. En la nueva investigación, la práctica era parte del método psicoeducativo que permitía a las mujeres cambiar sus emociones y pensamientos de manera consciente sobre su enfermedad y su sexualidad.

En las sesiones de una hora, las mujeres reciben información sobre habilidades y métodos sexuales de relajación y entrenamiento para aplicar nuevas habilidades aprendidas. El método ha demostrado ser beneficioso también para atenuar la suave depresión que sufren las mujeres tras este tipo de intervenciones, además de una mejora general en la calidad de vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...