Sexo underworld: Devotee, Wannabee y Pretender Primera Parte

En esta entrada veremos la primera parte acerca de lo que es el devotee, el wannabe y el pretender dentro del ciclo Sexo Underworld.

Cuando uno cree que lo sabe todo, aparecen cosas nuevas o mejor dicho términos nuevos, que traen consigo sus propias variantes y escenarios, además de modalidades. Por ejemplo, en términos médicos y científicos, las clásicas desviaciones y aberraciones sexuales ya no reciben el nombre de perversiones sino que ahora se utiliza el término parafilia. A primera vista, esto puede parecer una mera actualización, propia del mundo globalizado en que vivimos pero si se investiga un poco en el término, éste trae consigo nuevas conductas que se describen ante nuestras sorprendidas miradas, sobre todo por el hecho de que realmente son cosas raras por utilizar un término común. Investigando un poco en el tema he podido llegar a saber lo que son los devotees y los wannabees, términos íntimamente ligados y que desarrollaré en este artículo. Ciertamente, estos términos no estaban acuñados pero se habla de que su descripción como desviación sexual, ya ha sido materia de algunos estudios y descripciones que superan el siglo de antigüedad. No debería sorprender, pero, francamente, sorprende. Veamos.

Imagen tomada de Flickr por guardafaro

Lo primero, es tener claro el concepto de parafilia, para lo cual hay que ver el sentido amplio de la palabra que no sólo engloba a las desviaciones sexuales sino que alude a un amor que se da en paralelo y en forma convencional –en este caso a los discapacitados-. En efecto, los wannabees y los devotees tienen que ver con las personas discapacitadas pero aún no me extenderé en la descripción de estas conductas.

Algunos miembros de la comunidad médica como la Dra. Isabel Boschi, miran más allá del término y aluden aun enfoque más humanístico e integral de la sexualidad del ser humano, toda vez que se van conociendo más los funcionamientos del cerebro y de sus diferentes rutas de preferencia en cuanto a la sexualidad. Por tanto, la evolución de la psicología, de la sexología y de la medicina, ha hecho que la palabra parafilia sea necesaria de incluir para no suponer un estigma que discrimine a ciertos sectores. Dentro de la parafilia, podemos encontrar términos científicos a los que me referiré más adelante pero que hacen referencia a las conductas que popularmente se conocen como devotee y wannabe.

¿Qué es un devotee? Estas personas se caracterizan por tener una gran admiración por las personas discapacitadas lo que les lleva a un deseo de permanecer en el entorno cercano a ellas, por ejemplo, para ayudarles en sus quehaceres diarios, acompañarlos en sus salidas y asistirlos en todo lo que puedan necesitar. El devotee, se puede entender también como un fetichista, puesto que su conducta implica el gusto por acopiar información respecto a la discapacidad, por ejemplo lee libros de medicina acerca del tema, asiste a conferencias y se inscribe en foros de Internet referidos al tema. Incluso, no duda en matricularse en los voluntariados para ayudar a estas personas, por lo que puede ser confundido con una persona que gusta de la labor social. La gran diferencia es que en el devotee, subyace el deseo sexual que encuentra en el discapacitado el objeto de sus deseos. Se dice que el devotee hombre gusta de las mujeres que tienen una pierna amputada y la devotee mujer gusta de los hombres en sillas de rueda. Otra característica del devotee es que a muchos de ellos, les resulta inexplicable su actitud y la describen como una sensación fuerte que está más allá de su control.

Imagen tomada de Flickr por modulor

Los médicos que describen esta conducta, hacen mención a que un factor recurrente para discriminar y discernir entre un devotee y una persona común que gusta de la labor social, es que los primeros, han tenido este gusto desde muy pequeños, tanto como a los tres años de edad en un rango que se mantiene hasta los seis años de edad. Por otra parte, los médicos no los llaman devotees sino que describen esta conducta como acrotomofilia. Y los mismos médicos hablan de una “desviación” dentro de este género. El nombre que utilizan es apotemnofilia y que en términos de la cultura popular vendría a ser el wannabe. Esta desviación consiste en tener un miembro amputado o desear tenerlo y basar su satisfacción sexual en este hecho. Por lo general, los wannabee han fingido en algún momento estar amputados o lo han deseado fervientemente y algunos lo han conseguido total o parcialmente auto inflingiéndose heridas que pudieron o terminaron en mutilación de uno de sus miembros. Sin embargo, también se reconoce un medio camino entre devotees y wannabees que son los llamados pretenders que sueñan o fantasean –y todo queda allí nada más- con usar muletas o sillas de ruedas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...