STOP resfriados

Otoño es una de las peores épocas del año para las gripes y catarros, pero si seguimos unos cuantos consejos podemos evitarlos

Llega la época de otoño, un período del año en que, a menudo, los virus y las bacterias se aprovechan que el organismo baja la guardia. Un periodo en el que se juntan los cambios estacionales con el estrés de la escuela y del trabajo, momento en que nuestras defensas se tambalean y todavía están en rodaje. Y es entonces cuando aparecen los típicos resfriados y gripes de otoño: frío, fiebre, náuseas, malestar general, diarreas, dolor de cabeza, tos persistente… Son los síntomas típicos que nos avisan de la invasión de microorganismos patógenos. Desgraciadamente, hoy en día es una excepción a la persona que consigue pasar este periodo del año sin caer víctima de los virus y las bacterias. ¡Pero no lanzamos la toalla! Con una buena prevención podemos conseguir que nuestro cuerpo actúe con eficiencia.

Estar prevenido es el mejor remedio para que no nos pillen los resfriados

A pesar de que todos estamos expuestos a los microorganismos, siempre hay quien enferma más que el resto. Si esto sucede es por la diferencia en la condición o estado biológico y energético de la persona, es decir, el «terreno» con que se tope el microorganismo patógeno. Según la medicina tradicional china, desde el punto de vista energético, la inmunidad depende también de una especie de pantalla defensiva que posee el organismo para impedir la entrada de energía patógena. Esta pantalla es, en realidad, una corriente que circula por la piel y que en medicina china se conoce como wei-chi (literalmente, «energía defensiva»). Su vigor depende del nivel de energía de que disponga el organismo, pero, sobre todo, de la energía del pulmón, que es el órgano que controla y nutre el wei-chi.

Factores como el clima húmedo, la exposición a la contaminación ambiental, el consumo de alimentos desvitalizados y el estrés sostenido son los ingredientes principales que favorecen un sistema digestivo y respiratorio debilitado con tendencia a presentar enfermedades infecciosas del tracto respiratorio como es el caso del resfriado común, la gripe, la faringitis… Si procuramos tener una buena respiración, oxigenar mejor cada célula del organismo, y si, además, tratamos de comer alimentos propios de la estación y, si es posible, ecológicos, favoreceremos una buena energía vital y un terreno menos abonado para que se instalen las infecciones. La alimentación es clave para conseguir un terreno fuerte, siendo importante eliminar los azúcares refinados y los alimentos ricos en grasa de nuestra dieta.

Cuando ya nos ha atrapado el resfriado, lo primero que hay que hacer es reposo desde los primeros síntomas para minimizar los posibles daños de la infección. Por otro lado, podemos optar por los medicamentos alopáticos, pero lo que harán es atenuar los síntomas de la gripe o los resfriados y nos sobrecargarán el hígado. Para ayudar al organismo hay que buscar métodos más naturales que ayuden a fortalecerlo.

Foto: Spcbrass

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...