Y tú ¿tienes lunares?

Si tienes lunares y quieres saber como conocer si pueden ser malignos el siguiente artículo te puede ayudar

surprised-1327192_1280Todos tenemos algún lunar, aunque las personas de piel clara, las pelirrojas, las de ojos claros  y las que pasan mucho tiempo al sol tienen tendencia a tenerlos en mayor cantidad.

Al nacer solemos tener dos o tres lunares y luego nos van apareciendo más con la edad hasta alcanzar unos 30 o 40. Según vamos envejeciendo los lunares se van engrosando y alargando.

¿Qué son los lunares?

Los lunares que también reciben el nombre de nevus son tumores benignos que se forman por la acumulación de melanocitos que son las células encargadas de darle color a nuestra piel.

El origen de los lunares se encuentra en el embarazo cuando se reparten por toda la piel del feto los melanocitos que suelen hacerlo de forma uniforme por toda la piel, pero en algunos lugares se concentran formando unos puntos de diferentes tamaños y por eso podemos diferenciar dos tipos de lunares diferentes:

  • Los lunares de nacimiento
  • Los lunares que se van formando a lo largo de la vida

Los lunares que van apareciendo con la edad lo hacen sobre todo en la infancia y en la adolescencia y como reacción a la luz del sol o a la toma de diversos medicamentos y pueden tener diferentes tamaños y colores:negros, rosas, rojos, marrones o verdes.

La mayor parte de los lunares son benignos y no representan riesgo para nuestra salud, pero a veces pueden esconder otras enfermedades de la piel. Existen una serie de síntomas que nos pueden alertar si tenemos un lugar que pueda esconder algún problema:

  • El lunar presenta bordes muy irregulares
  • El lunar ha cambiado de color
  • El lunar sangra
  • El lunar cambia de tamaño
  • El lunar tiene una mitad diferente a la otra mitad
  • El lunar pica
  • El lunar tiene un diámetro mayor a 6 mm

También hay que estar atento si se producen nuevos lunares de una forma muy rápida o si aparecen lunares en las plantas de los pies o en las palmas de las manos.

Si tienes un lunar y presenta los síntomas anteriores debes acudir al médico para que él lo valore y decida que hacer. Si al estudiarlo decide extraerlo, lo hará mediante una pequeña cirugía poco invasiva que se realiza con anestesia local y no necesita hospitalización.

Una vez extraído el lunar se analiza en el laboratorio para averiguar si puede ser maligno y en caso de serlo el médico debe indicar el tratamiento a seguir.

La mejor manera de prevenir que los lunares se vuelvan malignos es evitar la exposición al sol de una manera excesiva y usar protección solar mayor de 15.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...