Zapatos nuevos, rozaduras nuevas

zapatos-nuevos-rozaduras-nuevas

De la que hoy hablamos es una de las leyes del Sr. Murphy más conocidas por las mujeres. Y es que a quién de nosotras no le ha pasado alguna vez: ves unos zapatos maravillosos, de los que te enamoras a primera vista. Te los pruebas y qué cómodos parecen… Entonces los estrenas en cuanto puedes y… a mitad del día o de la noche, algo de molesta, incluso te empieza a doler… conclusión: los zapatos nuevos te han hecho una rozadura -y gracias si sólo es una-.

Pues bien, «el rozar se va a acabar», porque desde aquí vamos a daros unos cuantos consejos para que jamás volvamos a tener una experiencia así.

  • El truco del congelador: metes tus zapatos geniales y nuevos en una bolsa de plastico. A continuación al congelador durante una hora más o menos. Cuando saques los zapatos te los debes de poner un rato, para que éstos se amolden a tus pies.
  • El truco de la crema: debemos coger nuestra crema hidratante -por ejemplo la corporal- y untar los zapatos. La crema ayudará a que se ablanden los zapatos -otras opciones a la crema es la grasa de caballo-. Como variante de ésta, hay quien aconseja aplicar polvos de talco por dentro del calzado.
  • El truco del alcohol: humedecemos el interior del zapato con un trapo impregnado en alcohol, para conseguir que el zapato se adapte más fácilmente a nuestro pie. Después del alcohol debemos llevarlos durante unas horas, a ser posible en un momento en el que no tengamos que andar demasiado.
  • El truco del sabio: conocer porqué muchos de los zapatos nos hacen daño, y evitar comprarlos. Que la horma -independientemente de la altura- sea una buena horma, quiere decir que el pie debe descansar sobre la planta del zapato en su totalidad. De esta manera evitaremos que el pie sufra y no nos harán daño.
  • El truco de las plantillas: para el cansancio de los pies con los zapatos, cómprate unas plantillas de silicona para que el pie no se vaya hacia delante. Éste es un truco que a mi personalmente no me gusta demasiado, pero sin embargo hay gente para las que ha sido su salvación. Por experiencia propia, sugiero tener cuidado con el tipo de zapato que vayamos a utilizar, porque las plantillas puedes hacer que el pie resbale.
  • El truco de la experta: ¿Cuántas veces no te han recomendado que te los pongas en casa? De esta manera, el zapato coge la forma del pie y, el pie se acostumbra al nuevo zapato. Tan sólo hacen falta unos pocos minutos cada día, un tiempo antes del momento de estrenar el zapato. Al menos si te siguen haciendo daño, sabes que debes llevarte otros zapatos o incluso unos sin tacón en el bolso.

Y como «compartir es vivir», además de los trucos que hemos mencionado anteriormente, ¿sabéis de otros trucos que nos puedan hacer más llevadero el momento de estrenar zapatos?. 

Imagen | flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...