Zumo de naranja natural: ¿es oro todo lo que reluce?

Los zumos caseros son considerados la panacea para la salud. Pero como todo, su consumo en exceso puede resultar negativo y hay ciertos mitos que vale la pena desmontar.

zumo de naranja

Las cosas naturales siempre las asociamos al concepto de sano. Y en ello no hay nada de malo. Lo que ocurre es que no siempre lo sano es abusar de ciertos productos. Y uno de esos que se encuentran en prácticamente todas las dietas saludables, y cuyo consumo es positivo nadie pone en duda, es el zumo de naranja natural. Se trata de un producto fresco, lleno de vitaminas, que nos despierta por la mañana, y que además consigue mantenernos apartados de gripes y resfriados. Pero ¿es tan bueno cómo creemos? ¿De verdad lo sabemos todo sobre él? ¿Qué hay de la conservación de la vitamina C?

Hoy vamos a hacer un repaso por todos esos mitos que se esconden tras el zumo de naranja natural. Tanto aquellos que son relativos a exagerar sus bondades, como a aquellos que no conocemos siempre y que se refieren a un consumo excesivo y sus consecuencias. Y también a aquellos que tienen que ver con la vitamina C que contiene y los efectos positivos de esta en nuestro organismo. Así que si siempre has querido conocer estos detalles, no te pierdas lo que te vamos a contar a continuación.

 Zumo de naranja: la vitamina C

La vitamina C es una de esas que sirven para casi todo. Nos permiten estar mejor de salud ante enfermedades comunes de esas que llegan con el invierno. También nos permiten mejorar nuestro bronceado. Además nos otorgan vitalidad y hacen que nos sintamos con mucha más energía. Hasta aquí, no hay nada que reprocharle a estos alimentos que se beben. Y menos todavía si los hacemos en casa, ya que en ese caso nos aseguramos de que se conserva fresco porque está recién exprimido. Por si fuera poco, nos evitamos todos los aditivos y conservantes que contiene el que compramos en tienda. Pero aunque toda la parte negativa la conocemos más adelante, pasamos ahora a ver lo relativo a las vitaminas. Porque seguramente hayas escuchado que el zumo de naranja no debería guardarse, sino que ha de ser consumido en el momento, porque sino, pierde gran parte de las propiedades que tiene ¿cuánto hay de cierto en dicho asunto? Te lo contamos a continuación.

¿Se escapa la vitamina C del zumo?

Lo cierto es que los últimos estudios científicos nos muestran como esta creencia popular es bastante errónea. De hecho, la mayoría de ellos llegan a la conclusión de que en realidad la vitamina C que contiene de forma natural el zumo de naranja se mantiene en éste durante unas 12 horas intacta. Es decir, hasta pasar más de ese tiempo, podríamos decir que el zumo está como recién exprimido. Pero esto en la parte que se corresponde con sus nutrientes. Su sabor puede con el paso del tiempo volverse más amargo, ya que se oxida, y precisamente de eso se cree que podría provenir la teoría que nos ha hecho pensar a todos que el zumo directamente del exprimidor a nuestra boca. Que sino, no será lo mismo.

Para que las vitaminas del zumo de naranja no se conservasen durante el tiempo indicado anteriormente, tendríamos que calentarlo a unos 120 grados centígrados, algo que en casa es bastante difícil, y que tampoco es algo que se haga de forma habitual con éste. Es decir, de forma normal se entiende a temperatura ambiente, independientemente de que ésta sea baja o alta, ya que para perder propiedades hablaríamos siempre de un calentamiento totalmente artificial.

Abusos del zumo de naranja

Pero ahora nos toca revisar esa parte no tan buena que tiene que ver con el zumo de naranja. De hecho, pese a que se ha considerado siempre uno de esos alimentos perfectos para iniciar el día, y muy recomendable en adultos, niños y mayores, la verdad es que su abuso podría estar relacionado con enfermedades graves. Es más, algunos estudios recientes afirman que existe una relación directa entre el consumo excesivo de zumo de naranja y la obesidad. También se ha detectado una mayor incidencia de la diabetes tipo  2 en aquellos pacientes que habían consumido de forma habitual mucho zumo de naranja. Esto quiere decir que aunque es bueno, y aunque tomar mucho puede que no nos cause nada de eso, el riesgo está ahí.

Pero ahora viene la pregunta clave ¿cuánto es mucho cuando hablamos de un consumo moderado de zumo de naranja? Pues bien. En este apartado los expertos no acaban de ponerse de acuerdo, y es ahí dónde nos encontramos con el dilema. En todo caso, si bien algunos recomiendan más de la medida que te vamos a dar, es mejor mantenerse en esos límites. Es decir, tomar como máximo un vaso pequeño al día. Si no se toma diariamente, la dosis ingerida puede ser mayor sin ningún tipo de problema.

¿Te ha sorprendido lo que te hemos contado hoy sobre el zumo de naranja?

Imagen: Marta Diarra

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...