Alcohol, drogas y familia

Si bien el consumo de drogas en los jóvenes a diferencia de décadas atrás se percibe cuando ya es un hecho. Destaca que el 91,3% vivan con los progenitores, siendo la vía principal de información la familia y profesores.

alcohol

No podemos dejar de prestar atención a las cifras que nos indican tanto la edad a la cual se inician en el consumo ni las consecuencias. Según los últimos datos, señalan que el 26.4% de los estudiantes españoles con edades comprendidas entre los 14 y 18 años, manifestaron haber consumido cannabis. Y si hablamos de alcohol, 6 de cada 10 adolescentes reconocieron tener problemas con el alcohol.

Por lo tanto, la mejor prevención es aquella en la cual las familias con hijos adolescentes estén dispuestas a colaborar para prevenir y frenar el consumo de drogas. Para ello se cuenta con herramientas, profesionales y Escuelas de Familias como puede ser la ONG Proyecto Hombre.


Los padres tienen que ser conscientes del problema que supone en la adolescencia el consumo tanto de alcohol como las drogas, pero en muchos casos no cuentan con la información y las herramientas necesarias, porque realmente no saben cómo actuar o en el peor de los casos, no saben detectar si su hijo se droga o bebe.

Primero las familias y profesores deberían saber prevenir. Para ello nada como seguir unas sencillas pautas, como puede ser tener una buena comunicación entre los hijos y los padres. Apoyo y afecto para que éstos no se sientas desprotegidos ante un problema tal, supervisar las actividades y relaciones sociales. Y sobre todo, mantener una actitud preventiva ante el consumo tanto de drogas como de alcohol.

Quizás la etapa más difícil sea la detención temprana del problema. Pero solo con una detención a tiempo se garantiza más el éxito y se acorta el proceso de desintoxicación. Oler a alcohol y a tabaco, tenerlas pupilas excesivamente dilatadas o contraídas, el enrojecimiento, hinchazón o irritación en los ojos, a parte de movimientos espasmódicos son señales fisiológicas que anuncian el consumo de alguna sustancia.

Finalmente el tratamiento es fundamental tanto para el adolescente como para la familia. Ambas partes tienen que reconocer el problema y hablar de ello de forma receptiva, el adolescente se tiene que concienciar de los riesgos del consumo y mantener una actitud abierta para que lo abandone. Los datos esta ahí en cuanto al consumo de alcohol. Los expertos han fijado la edad de inicio en el consumo a los 13.7 años de edad media. Y todo por probar sus efectos casi siempre en celebraciones o fiestas. Pero el 44% de los padres de adolescentes que consumen, lo desconocen.

Imagen | antonfomkin

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...