Celos entre hermanos ¿son normales?

Si quieres evitar los celos entre tus hijos no te pierdas este artículo

brothers-457234_1280

Los hermanos deberían quererse, pero en la vida real las cosas no son como deberían ser y los hermanos en vez de quererse sienten celos el uno del otro. Podemos decir que los celos entre hermanos se producen en todas las familias y pueden ir empeorando con el paso del tiempo si los padres no saben resolver el problema.

Los celos entre hermanos se caracterizan por el miedo a perder el cariño de los padres, en especial el de la madre cuando llega con el recién nacido o cuando uno de los hermanos siente que el otro tiene más privilegios en cuanto al cariño.

Los celos pueden considerarse como normales siempre y cuando sean pasajeros, pero hay que empezara preocuparse cuando los celos afectan la convivencia familiar. La edad en la que hay mayor rivalidad por los celos entre hermanos está comprendida entre los tres y los seis años porque al crecer los niños empiezan a perder esta rivalidad y a ser más colaboradores.

Síntomas de los niños que padecen celos

Los niños celosos pueden tener alguno o todos de estos síntomas:

  • Síntomas físicos

Los niños que padecen celos pueden tener dolor abdominal, vómitos, alteración del sueño y del apetito y necesidad de tener a uno de los padres con él todo el tiempo…

  • Síntomas emocionales

Los niños celosos pueden volverse rebeldes, nerviosos, desobedientes, pueden llorar continuamente y pueden comportarse como si su hermano no existiera.

¿Cómo deben actuar los padres ante los celos entre hermanos?

Para evitar los celos entre hermanos, los padres pueden seguir estos consejos:

  • Antes de la llegada a casa del nuevo bebé hay que hablarle a su hermanito de su llegada y de que va necesitar cuidados extra porque es pequeñito.
  • Deja que participe en la elección de la ropita y de los muebles que va a necesitar el nuevo bebé.
  • Cuando nazca el bebé no cambies la alimentación del hermano mayor
  • Incluye a tu hijo mayor en los cuidados del bebé
  • Procura dedicarle un tiempo a tu hijo mayor para que no se sienta excluido.
  • Debes enseñarle a tu hijo mayor que una rabieta no es la mejor forma de conseguir lo que quiere
  • Cuando los niños crecen no se deben hacer comparaciones entre ellos
  • Hay que tener en cuenta el carácter de cada niño a la hora de educarlos
  • Si hacen algo mal es mejor  reñirle al llegar a casa y no en el medio de la gente
  • Intenta en la medida de tus posibilidades que cada niño vaya a la actividad que más le gusta y no que lo haga porque también va su hermano.

Los conflictos entre hermanos se resuelven en la adolescencia, sin embargo en algunas ocasiones persisten hasta la madurez y reaparecen en determinadas ocasiones como si los hermanos no hubiesen crecido.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...