Consejos para comprar los zapatos de tus hijos

Si quieres prevenir futuras enfermedades en los pies y en las articulaciones de tu hijo, debes comprarle un buen calzado. Para saber cómo hacerlo no dejes de leer el siguiente artículo.

Cómo comprar el calzado adecuado para tu hijo

El pie de un bebé recién nacido suele medir unos 7,5 cm, es de forma redondeada y no presenta el arco característico ya que está oculto bajo una capa de grasa. En su primera etapa de vida los bebés no necesitan zapatos porque tienen sus pies en plena fase de crecimiento. Además, no es conveniente ponerle el calzado para evitarle roces y lastimaduras que son innecesarias.

Un bebé no necesita calzado hasta que empieza a dar sus primeros pasos, proceso que suele empezar alrededor de los doce meses. En este momento, el pie de tu bebé puede medir unos doce centímetros y sus huesos no están todavía solidificados por lo que va a necesitar unos zapatos que se adapten a su pie y que cumplan con unas características determinadas para que no le ocasionen ningún daño.

Las características, que debe tener el calzado para que sea el más adecuado para el bebé, son:

  • Flexibilidad: deben ser flexibles para permitir el movimiento.
  • Firmeza: tienen que ser firmes, con un refuerzo en la puntera y con sujeción en el tobillo.
  • Horma ancha: es necesario que tenga una horma ancha para permitir el movimiento de los pies.
  • Sin costuras: no debe llevar costuras internas.
  • Suela de alta calidad: la suela debe ser de cuero o goma para impedir que el niño resbale y pueda caer.
  • Debe ser de materiales naturales: piel, loneta, algodón para que el pie pueda transpirar.

Calzado para la edad escolar

A partir de los tres años los pies se afinan y comienzan a adoptar la forma definitiva. El pie sigue creciendo de 3 a 5 mm por trimestre por eso es necesario que vigiles los zapatos de tus hijos ya que pueden quedarle pequeños muy rápidamente y hacerle daño en el pie.

Cuando salgas a comprar zapatos para tu hijo ten en cuenta los siguientes consejos:

  • Ir a la tienda el niño y tú: tu hijo debe acompañarte siempre para que pueda probar los zapatos.
  • Probar bien el calzado: debe probar los dos zapatos y caminar un poco con ellos para saber si le son cómodos o no.
  • Fáciles de poner y quitar: es mejor que sean de velcro o que tengan una hebilla pues los niños no son capaces de atarse un cordón hasta los seis años.
  • Facilidad al poner el zapato: el pie debe entrar de forma fácil en el calzado.
  • Caber un dedo por el talón: para que el zapato le quede perfecto debe permitir meter un dedo por el talón.
  • Puntera rígida y ancha: de esta forma no se oprimirán los dedos del niño.
  • Ligereza y flexibilidad: los zapatos deben ser ligeros y flexibles.
  • Agarrar bien el pie: el zapato debe recoger los huesos del tobillo.
  • Botas flexibles: si son botas deben ser flexibles para permitir el movimiento del pie.
  • Plantillas planas: la plantilla del zapato debe ser plana y flexible.
  • Calzado plano: el zapato ideal debe ser plano y con muy poco tacón.
  • Probar con calcetines: se debe probar el zapato con los calcetines puestos.
  • Comprobar hasta donde llega el pie: presiona la parte delantera del calzado para ver donde llegan los dedos. Si ves que rozan la punta, el calzado es pequeño.
  • Número adecuado: no compres un zapato con un número mayor del que necesita pues puede alterar la forma de caminar y formar ampollas en los pies.
  • Compra los zapatos a la tarde: el mejor momento para salir a comprar zapatos es al final del día cuando el pie está más hinchado.
  • Emplea zapatillas en casa: aunque los zapatos sean adecuados y lo más cómodos posible no te olvides que en casa es mejor usas zapatillas o calcetines anti-deslizantes para permitir que el pie se libere de los zapatos.

Zapatos no recomendados para tu hijo

Durante la edad escolar los niños suelen aficionarse al uso de las zapatos deportivos, pero estos no son los más adecuados pues no permiten que el pie transpire correctamente y pueden aparecer hongos, verrugas o alergias. Si optas por este tipo de zapatos es mejor que compres los más transpirables y que los complementes con calcetines de algodón. Procura que cambie de calzado al menos cada dos días para que pueda ventilarse adecuadamente.

A las niñas les suelen gustar los zapatos con algo de tacón, pero debes pensar que los tacones no son adecuados para estas edades. Cuanto más tarde use tacones mejor. Las manoletinas son muy bonitas en el pie de una niña pero no sujetan bien el pie.

Debes tener en cuenta que un calzado adecuado va a permitir un perfecto desarrollo del pie y del resto del esqueleto como las rodillas y la columna. Si notas algún defecto al caminar en tu hijo es mejor que lo lleves a la consulta del podólogo para una revisión.

Las enfermedades más comunes por el uso de un calzado inadecuado son la deformidad de los dedos, los uñeros, la tendinitis aquílea, el dolor en la planta del pie, las verrugas y las ampollas o rozaduras.

Recuerda que un buen calzado previene futuras enfermedades tanto en el pie como en las articulaciones y para ello lo mejor es empezar desde bien pequeños con un calzado adecuado para sus pies.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...