Consejos para cuando el bebé llega a casa

Lee el siguiente artículo si has tenido a tu primer bebé y estas preocupado por su cuidados

bebe en casa

Ser padres por primera vez es toda una experiencia. Se nos cae la baba cuando miramos al bebé y nos llenamos de orgullo pensando en que es todo nuestro. Pero, con la llegada del nuevo bebé, no sólo llegan las alegrías, también aparecen las dudas sobre como cuidar al bebé recién llegado. De hecho, en nuestro blog hemos dedicado muchos artículos a resolver esas cuestiones que tantas veces hacen temer a los padres sobre la maternidad.

Los padres primerizos cometen errores como todo el mundo. Es normal, ser padre es un proceso de aprendizaje que se va completando cada día. Los padres perfectos no existen y aunque el bebé viene cargado de mucha felicidad, también  trae un montón de trabajo  y un cambio de costumbres. Es primordial aprender a organizarse, a priorizar tareas y a pedir ayuda si la situación os desborda.

La dedicación al pequeño de la casa

Hoy en día la gente tiene pocos bebés, por eso la llegada de un nuevo bebé se convierte en un acontecimiento. Pero bueno, tampoco es para tanto pues todos los días nace un bebé. A partir de ahora todo el tiempo va a ser dedicado al bebé pues aunque a veces se piensa que el bebé duerme todo el día, eso no es verdad, pues entre toma y toma apenas queda tiempo para dedicarle a otra cosa que no sea el bebé.

Seguro que como todos los padres primerizos comprásteis libros de consejos de como cuidar a nuevo bebé. Esto es como las medicinas, que no le sientan a todo el mundo por igual. Lo mejor que se puede hacer es seguir los consejos del pediatra, pues es el más indicado para aconsejarte sobre tu hijo. Y lo demás, es también una cuestión de ir probando y conociendo al nuevo miembro de la familia.

Con la llegada del bebé a casa, los padres deben renunciar a su tiempo libre. El bebé va a ocupar gran parte de su tiempo. Sin embargo, es importante que se saque tiempo de donde sea para para y compartir los sentimientos de la propia pareja. La comunicación en esta fase será clave para reforzar vuestro vínculo y, al mismo tiempo, convertiros en los mejores padres posibles. Recuerda que el niño crecerá rápido y necesita ver en su familia un reflejo de estabilidad en la que apoyarse.

La llegada del nuevo bebé también hace añicos vuestra economía por eso es importante priorizar y no comprar cosas porque sí. Porque al final, la casa estará llena de objetos que en unos meses no os servirán para nada. Lo mejor es comprar solo lo que no os puedan prestar, y si os van a regalar algo, pedid sólo cosas útiles y necesarias.

Durante las primeras semanas es aconsejable alimentar al bebé, tanto si le das pecho como biberón, según él lo demande que suele ser cada dos o tres horas. Una opción para saber si el bebé estará comiendo bien, es analizar si duerme correctamente, así como si moja 4 o 5 pañales y si va ganando peso. Es normal que el bebé regurgite un poco de leche después de la toma y es fundamental que eructe para saber que hizo bien la digestión.

La siesta y el descanso del bebé

Un bebé recién nacido duerme unas 16 horas, pero lo hace en períodos de 3 o 4 horas. Todo el mundo asocia a los recién nacidos con malas noches, pero todo es cuestión de organizarse. Si el bebé se alimenta de biberones s deben establecer turnos, pero si el bebé solo toma el pecho, la madre debe intentar descansar al mismo tiempo que el bebé. A partir del mes y medio, los bebés comienzan a regirse por la luz y la oscuridad, por eso es importante que puedan percibir la luz del sol y acostumbrarse a los ruidos de la casa durante las siestas.El bebé no debe dormir en vuestra cama pues se corre el riesgo de aplastar al bebé al quedarse dormido.

El llanto es la única manera que tiene el bebé de comunicarse. Si llora hay que ir de inmediato sobre todo si es pequeño. Poco a poco  aprenderéis a distinguir un llanto de otro para poder distinguir lo que el bebé quiere realmente. La clave está en no perder la calma, pues si el bebé os ve alterados, el se alterará más.

No es necesario bañarlos todos los días, bastará con dos o tres veces a la semana. Hay que limpiarle bien el culito en cada cambio de pañal y procurar que sus pequeñas manitos estén siempre limpias.

¿Estás preparada para llevar a la práctica todos estos consejos que te damos para la llegada del bebé a casa?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...