Consejos para que tu hijo coma bien

Si quieres que tu hijo aprenda a comer bien no puedes perderte este artículo

child-1566470_1280

A veces la hora de la comida si tienes niños puede volverse una tortura. El “no me gusta” “no quiero mas” “no tengo hambre” son muy repetidos a la hora de sentarse a comer y la paciencia a veces se agota.

Los niños ante un nuevo alimento suelen decir “no me gusta” y ni si siquiera lo han probado. Por eso hoy voy a daros unos consejos para que la hora de la comida sea un momento agradable para todos.

Consejos para que tu hijo coma bien

Estos consejos te ayudaran para que tu hijo coma bien:

  • No fuerces a tu hijo a comer si no tiene ganas porque al final terminará vomitando. A tu hijo no lo puedes obligar a dormir y a comer tampoco debieras hacerlo porque tu hijo deja de comer cuando llega a la sensación de saciedad.Si lo obligas a comer más, la sensación de saciedad se altera y en el futuro puede convertirse en un niño obeso.
  • Hay que acostumbrarlo a comer en familia. Los niños aprenden a base de imitar a los adultos, por eso comer en familia y ver a sus padres comer les animará a imitar lo que ellos hacen. Esta es la razón por la que muchos niños comen mejor en la guardería porque ven comer a los demás niños y ellos se limitan a hacer lo que los demás niños hacen
  • Procura poner raciones pequeñas en el plato de tu hijo para que cuando termine pida más. Así puedes aplaudirle y hacer que tu hijo se ponga contento porque tu estás contenta de que repita. Muchos problemas a la hora de comer se deben a que la madre quiere imponer su método y el niño el suyo y la comida se convierte en una guerra.
  • No intentes obligarle a comer algo que realmente no le gusta, trata de sustituir ese alimento por otro similar  del mismo grupo alimenticio que sea del agrado de tu hijo.No te preocupes mucho porque los gustos alimenticios de tu hijo irán cambiando según vaya creciendo
  • Aprende a tener paciencia cuando tu hijo quiera llevarte al límite a la hora de comer. Cuenta hasta diez antes de entrar en cólera y piensa que lo mejor ante una rabieta es la indiferencia.
  • La comida no es un premio ni un castigo. Si acostumbras a tu hijo a recompensarle con un plato de pizza o una hamburguesa, el se acostumbrará a pedir siempre “recompensas”. La comida no debe ser un premio ni una recompensa, es mejor que lo premies con un juguete o con una tarde en el parque.

Ante todo debes entender que  no todos tenemos los mismos gustos y tu hijo no va a ser una excepción. Aprende a respetar los gustos de tu hijo para que la hora de la comida sea agradable para todos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...