Enseña a tus hijos a quererse

Educar la autoestima a los hijos forma parte del aprendizaje. Enseñarles a tener una valoración adecuada de ellos mismos no es cuestión de genética hay que desarrollársela.

enseñanzas

Cuántas veces las madres nos hemos escuchado decir: ‘A mi hijo/a le sobra autoestima, todo lo hace bien’. Error. Tener una adecuada autoestima es saber aceptarnos tal y como somos con nuestras virtudes y limitaciones, pero eso sí, confiando en las capacidades propias para mejorar. Si tenemos claro el concepto entonces podremos enseñárselo a nuestros hijos.

Una autoestima desarrollada es quererse a una misma. Si el concepto es adecuado, la autoestima asegura el éxito personal, porque permite sentirse capaz de enfrentar nuevos retos, resolver dificultades y remontar los errores. Aceptar las limitaciones y capacidades es quererse, de ahí la importancia de mejorarla y desarrollarla. Porque cuando nuestros hijos sean grandes, serán ellos los que tienen que andar por su propio camino y lo mejor es darles una buena preparación.


Para ello hay que hablar con nuestros hijos cada día, haz que te cuente lo que hace. Atiende a su discurso para que sepa lo importante que es para ti lo que le ocurre. Déjale que exprese sus opiniones y sobre todo sus emociones. No juzgues, solo escucha. Hay que conseguir que las madres seamos el espejo de nuestros hijos, al que pueda mirarse, para ello tenemos que compartir con ellos nuestras emociones.

Aprovecha cualquier oportunidad, tanto de lo que te cuenta como de las acciones que realiza, para aplaudir sus logros, aunque también no hay que olvidarse de comentar aquello que tiene que modificar o progresar. Es importante exigirles aquellas cosas que pueden hacer mediante la motivación. Es fácil si lo animas, porque los niños están deseando aprender y ser útiles, no hay que frenarle este crecimiento.

El objetivo final y como madres es que la autoestima le ayude a tener fe en sus capacidades para enfrentarse a distintas situaciones y que la visión que tenga de sí mismo sea realista, de forma que al final le escuchemos hablar sobre él de una forma objetiva aceptando sus capacidades y limitaciones. Con esta educación les enseñaremos a quererse a ellos mismos y así podrán querer a los demás.

Imagen | uncafelitoalasonce

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...