Los bebés y los accidentes caseros

Si tienes un bebé y quieres evitar los accidentes caseros este artículo te puede interesar

family-2057301_1280 (1)

Cuando en una casa hay niños pequeños o bebés  suelen ocurrir muchos accidentes  caseros como caídas, intoxicaciones, golpes, quemaduras… por eso los padres debemos tratar de convertir nuestras casas en una casa a prueba de bebés.

Un suelo resbaladizo, un enchufe, las escaleras, el horno, una estufa encendida, los productos de limpieza… pueden ser la causa de un accidente casero infantil.

A partir de los siete u ocho meses los bebés comienzan a gatear y su curiosidad le lleva a querer descubrir todos los rincones de la casa y cada habitación puede esconder un peligro para él.

Si quieres descubrir los peligros que oculta tu casa prueba a ponerte en cuatro patas y gatea por tu casa porque no es igual verlo todo a nuestra altura que a la altura que lo ve tu bebé. Todos los peligros que encuentres intenta taparlos como un enchufe donde puede meter los dedos o una esquina en la que se pueda golpear…

Tipos de accidentes caseros

Los accidentes que los niños pueden tener en casa pueden ser de muchos tipos:

  • Caídas y golpes

Los chichones y las pequeñas heridas son constantes en la vida de un niño, por eso hay que minimizar los riesgos, teniendo cuidado con las escaleras, con los objetos tirados por el suelo, con las mesas y las sillas…

  • Ahogamientos

Hay que tener cuidado con el agua de la bañera y no descuidar en ningún momento al niño cuando se está bañando pues un niño pequeño puede ahogarse en solo 20 centímetros de agua.

  • Asfixia y atragantamientos

Hay que tener cuidado y no dejar al alcance de los niños objetos pequeños que puedan llevarse a la boca y querer tragarlos con el peligro de que se atraganten o se asfixien. También hay que tener cuidado con las bolsas de plástico pues pueden meterlas por la cabeza y asfixiarse.

  • Quemaduras

Hay que tener cuidado con el horno, la cocina, las estufas, los radiadores… En especial hay que tener cuidado en la cocina pues es la habitación de la casa que más peligros esconde para un niño pequeño

  • Envenenamiento

Los niños son unos pequeños exploradores y lo primero que hacen es llevarse todo a la boca por eso hay que tener cuidado con cosméticos, productos de limpieza, medicamentos, bebidas alcohólicas y colocarlos en lugares altos o en armarios cerrados que un niño pequeño no pueda abrir.

Medidas a tomar en casa

Cuando los bebés comienzan a caminar hay que tener cuidado con la cocina, el cuarto de baño y el salón pues hay multitud de peligros. También hay que tener mucho cuidado con las ventanas y con las escaleras si las hay.

En cada habitación hay que tener en cuenta una serie de aspectos pues esconden peligros de accidentes caseros:

  • Cocina

La cocina es un lugar muy peligroso por los enchufes, por los electrodomésticos, por el horno, por la cocina, por las ollas, por las sartenes… por eso es necesario que si tu bebé está en la cocina no debes dejarlo solo y al salir de la cocina debes cerrar la puerta para que no pueda entrar.

  • Baño

En el baño hay que tener cuidado con el agua, con los champús, con los geles, con los secadores, con las maquinillas de afeitar, con los cosméticos, con los productos de higiene…

  • Salón

En el salón hay que tener cuidado con las lámparas, con las mesas, con los cajones, con los objetos de adorno, con las alfombras…

  • Habitaciones

En las habitaciones hay que tener cuidado con las esquinas de los muebles, con los muebles, con la cama, con la ropa de cama…

Productos de seguridad para evitar accidentes caseros en casas con niños

Existen algunos productos que pueden ayudarte a convertir tu casa en un lugar más seguro para tus hijos.

  • Cierres de seguridad para instalar en puertas y ventanas
  • Seguros para dedos, que no son más que unos dispositivos que se colocan en la parte alta de las puertas para evitar que los niños atrapen los dedos en las puertas
  • Barreras para puertas que impiden el paso de los niños a algunas zonas de la casa
  • Protectores de enchufes que impiden que los niños puedan meter sus pequeños deditos en los enchufes, aunque ahora los enchufes modernos ya vienen preparados a prueba de niños
  • Barreras protectoras para camas, también llamadas «quitamiedos» que impiden que el niño se caiga de la cama mientras está durmiendo
  • Protectores de esquinas que no son más que unas piezas pequeñas de plástico que se colocan en las esquinas de los muebles para impedir que el niño se lastime si tropieza con ellos
  • Cierres con infinidad de usos que permiten bloquear armarios, la puerta de la nevera, la puerta del horno, o incluso la tapa del inodoro.

Si tienes un hijo pequeño seguro que todos estos consejos te pueden ayudar a conseguir una casa más segura y confortable para ti y para tu hijo

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...