Nace el primer niño en España sin un gen ligado al cáncer

Aunque el bebé nació en enero, ha sido hoy cuando investigadores catalanes del Hospital de Sant Pau (Barcelona) han presentado en sociedad al primer bebé seleccionado genéricamente antes de nacer para evitar que padeciera una mutación genética altamente relacionada con el cáncer de mama. El caso es que su madre era portadora del gen BRCA1 que causa tumores en la mama y otras localizaciones con mucha frecuencia. Con el objetivo de evitar el largo historial de cáncer familiar a su futura descendencia, esta mujer acudió junto a su pareja al Programa de Reproducción Asistida Puigvert-Sant Pau de Barcelona.

Imagen de una biopsia embrionaria en el día tres de desarrollo

Antes que nada y en primer lugar, hay que decir que la Ley de Reproducción Asistida solo autoriza la selección genética de embriones libres de ciertas enfermedades ligadas a un único gen. El caso del cáncer es más complejo porqué en él intervienen distintos genes a parte de cuestiones ambientales y causas todavía desconocidas, lo que lo convierten en una patología mucho más difícil de definir. Por este motivo, la ley especifica que en los casos de cáncer se debe analizar cada historia por separado antes de decidir autorizarla o no. A la hora de dar el visto bueno, la normativa valora distintos criterios (que nos pueden parecer justos o no): la gravedad de la enfermedad, la aparición precoz de la patología (en el caso de este gen, los tumores de mama acostumbran a aparecer a los 30 años) o la ausencia de tratamiento.

Sea como sea, la solicitud fue autorizada por la mesa de la Comisión Nacional de Reproducción Asistida que permitió que se usaran las técnicas de diagnóstico genético preimplantacional por primera vez en España para una enfermedad tumoral. Por este motivo tiene tanta importancia este hecho y es que éste bebé ha sido el pionero en nuestro país en nacer libre de la herencia genética del cáncer que portaba su madre. Una vez autorizada la solicitud, el procedimiento es sencillo.

Primero se fecundan varios óvulos para obtener varios embriones y de éstos únicamente se seleccionan los que no llevan la mutación en BRCA1. Por último, y en el caso que nos ocupa, los especialistas del Hospital de Sant Pau implantaron a la mujer dos embriones «limpios», de los que únicamente uno sobrevivió. Y nueve meses después, nació el primer niño libre de una mutación que le hubiese supuesto una probabilidad de padecer un tumor de casi el 80% a una edad mucho más temprana de lo «normal». Eso no quiere decir, sin embargo, que esta persona esté libre del riesgo de cáncer al 100%.

Pese a haber sido un éxito, el equipo médico ha querido precisar los detalles del asunto y ha dejado muy claro que el diagnóstico genético preimplantacional (DGP) no se puede aplicar a todos los pacientes que tengan antecedentes familiares de cáncer hereditario sino que «hay que analizar historial por historial». El caso ya ha generado algunas opiniones en contra por la necesidad de tener que seleccionar sólo los embriones libres del gen portador. En este sentido, la directora del Instituto Borja de Bioética, Núria Terribas, ha dicho que «nos tenemos que poner en el lugar de esta familia para entender que el fin sí que puede justificar a los medios».

Foto: Tahe Fertilidad en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...