¿Para qué sirven las vacunas de tu hijo?

Existen unas vacunas obligatorias y otras recomendadas, si quieres conocer cuales son no dejes de leer el siguiente artículo

VACUNAS

Cuando un virus o una bacteria penetran en el cuerpo, el sistema inmunológico se prepara para luchar contra ellos y desarrolla anticuerpos para estar prevenido cuando esta misma enfermedad vuelva atacarnos. Las vacunas consisten en inyectar en el cuerpo una versión debilitada o muerta del virus contra el que que queremos luchar para que el cuerpo estimule el sistema inmunitario y pueda defenderse cuando se produzca un ataque real del virus o bacteria.

Las vacunas ayudan a que tu niño se mantenga sano y con el paso del tiempo han ayudado a erradicar enfermedades que en otro tiempo representaban un gran peligro para los niños. Con las vacunas conseguimos que el cuerpo de los niños tenga un primer contacto con un virus debilitado y conseguimos que desarrolle anticuerpos para enfrentarse a esa enfermedad en el futuro, pus el sistema inmunológico de los humanos tiene memoria. Un bebé o un niño ya vacunado tendrá ya preparados los anticuerpos para hacerle frente a esa posible enfermedad.

Las vacunas por lo general son seguras, aunque algunas pueden causar efectos secundarios como: fiebre, sensibilidad o un pequeño abultamiento debajo de la piel donde se puso la vacuna.

Existen unas vacunas que son obligatorias y las cubre la Seguridad Social, sin embargo existen otras que son voluntarias pero los médicos recomiendan su uso, aunque estas no están cubiertas por la Seguridad Social y son bastante costosas.

Vacunas obligatorias

Las vacunas obligatorias actualmente y reconocidas por la Asociación Española de Pediatría:

Hepatitis B

Se administra en tres dosis. la hepatitis es una enfermedad que afecta al hígado y produce cansancio y problemas gastrointestinales.

Polio

La poliomielitis es una enfermedad con síntomas parecidos a la gripe, pero también puede presentar parálisis en brazos y piernas e incluso puede paralizar los músculos que se usan para respirar y para tragar el alimento, llegando a causar la muerte. Se administra en cuatro dosis. La vacuna IPV se pone en forma de inyección cuatro veces y ha reemplazado a la vacuna oral.

Difteria

Esta vacuna se administra en seis dosis. Esta enfermedad puede producir problemas cardíacos y parálisis además de recubrir la garganta con una lámina espesa que impide la respiración.

Hib o Haemophilus influenza tipo b

Este virus es una de las principales causas de infección en los niños y desarrollar meningitis, neumonía o infección grave de garganta que puede causar asfixia. Se pone en tres o cuatro dosis en forma de inyección.

DTaP

La vacuna DTaP son tres vacunas que se ponen en la misma inyección. Se administra en una serie de cinco inyecciones y protege contra la difteria, el tétanos y la tos ferina. La difteria es una enfermedad que ataca a la garganta y al corazón causando la muerte por insuficiencia cardíaca. El tétanos se conoce como “mandíbula encajada” pues produce rigidez en los músculos del cuerpo incluidos los de la mandíbula, por eso no se puede comer ni beber y los niños pueden morir por desnutrición. La tos ferina produce mucha tos que hace que respirar sea dífícil y puede originar neumonía, convulsiones o lesiones cerebrales.

Vacuna triple vírica: paperas, sarampión, rubeola

La vacuna triple vírica MMR protege contra el sarampión, paperas y rubeola y se administra en dos inyecciones. El sarampión causa fiebre  y una erupción de piel  junto con tos y ojos llorosos. Las paperas producen fiebre e inflamación de las glándulas salivares. La rubeola causa erupción en la pil e inflamación de las glándulas del cuello

Vacuna pneumócocica conjugada

Esta vacuna protege contra un tipo de bacteria que causa infecciones en el oído. También puede producir meningitis, neumonía y sordera. Se administra en cuatro dosis.

Vacunas voluntarias

Estas vacunas no son obligatorias, pero los médicos las recomiendan para evitar  posibles enfermedades graves. Estas vacunas no están financiadas por la Seguridad Social, por lo que si queremos que nuestro hijo la ponga, tenemos que pagarla de nuestros bolsillos y originan un gasto importante.

Rotavirus ( Rotateq)

Esta vacuna se pone para prevenir enfermedades gastrointestinales, pues si el niño contrae la enfermedad tiene que estar a sueros en un hospital. Se pone en tres dosis y cada dosis ronda los 70 euros

Varicela  (Varivax)

Algunas comunidades autónomas si la cubren. Se pone en dos dosis una sobre el año y la otra a los dos o tres años. Cada dosis cuesta alrededor de los 65 o 70 euros

Neumococo ( Prevenar 13)

Esta vacuna protege a los bebés contra enfermedades pneumocócicas como meningitis, neumonía, otitis, infecciones de sangre. Cada dosis cuesta más o menos 78 euros y necesita varios recordatorios.

Estas vacunas aunque no son obligatorias, los médicos las recomiendan para evitar futuras graves enfermedades.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...