Ser mamá y conciliar sin morir en el intento

Para conseguir ser una mamá competente lo más importante es saber conciliar familia y vida laboral de una manera efectiva sin relegar ninguna de las dos partes. No es nada fácil pero con unas claves objetivas todo se consigue sin morir en el intento.

hijos

Si eres una mamá que tiene vida laboral fuera de casa y encima tienes éxito o una posición importante en la empresa, no hay que olvidar tus deberes como madre y por lo tanto tienes que sacar tiempo para tus hijos aunque sea debajo de las piedras. Ellos no entienden de conciliación y éxitos laborales, para tus hijos eres su mamá y necesitan de tu tiempo algo que no siempre puedes relegar a terceras personas. Por lo tanto, priorizar es lo importante.

Siendo madre necesitas de una agenda para organizar el día sin que dejes nada al azar o se te olvide esa reunión en el colegio de tu hijo. Organiza tu agenda por prioridades. Horarios organizados y fijados para que no te pille nada desprevenida y así no vaya a contracorriente durante todo el día y termines súper estresada porque no puedes con el trabajo y los hijos.

Hoy en día con los grandes adelantos tecnológicos que tenemos y esos móviles y tabletas inteligentes te permiten ir adelantando trabajo mientras vas en el bus. Contesta a los correos, o haz esas llamadas pendientes para que así vayas adelantando trabajo. Aunque, otro punto a tener en cuenta es tu pareja, si organizas con ella la semana tanto a nivel hogar como niños, cada uno sabrá cual es su cometido y no habrá olvidos ni broncas porque no puso a lavadora o se olvidó de llevar al peque al cumpleaños de su mejor amigo.

Una de las viejas costumbres que se han perdido con la vida tan ajetreada y tan laboral que se tiene es la tradición de comer en familia. Una costumbre que beneficia a los niños y acerca posturas con la pareja. Procura hacer al menos una comida todos en familia, puede ser la cena si durante el día cada uno come por su cuenta. Una cena familiar es el mejor modo de conocer mejor las inquietudes de tus hijos, hacer un resumen del día y tener ese acercamiento que no se tiene durante el resto del día.

Y por supuesto y más importante desconecta de tu trabajo o tareas del hogar por la noche. Simplemente llegada una hora bien sea por la tarde o la noche, olvídate de todo y dedícale ese tiempo a tus hijos y a ti misma. Para ser una súper mamá hay que tener prioridades y una de ellas es los hijos.

Imagen | tabitum

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...