¿Cómo redactar el asunto de un correo electrónico?

Ya dejando las fiestas navideñas de lado, hoy toca hablar de trabajo. Y para que empieces un 2017 lleno de productividad, te voy a dar algunos trucos para hacer los mejores asuntos de tus mails.

email

Las cartas han muerto. O casi. Y el correo electrónico ya se va quedando obsoleto con la mensajería instantánea y las redes sociales. Aún así, todavía le quedan unos cuantos años de vida. Los suficientes como para perder un poco de tiempo en hacer que tus mails sean un poco más interesantes. Un poco más fáciles de digerir. Y por qué no, una nueva carta de presentación si vas a utilizar ese medio para buscar un nuevo trabajo en 2017. Hoy queremos hablar de empleo en Centro Mujer. Y lo que quiero hacer es enseñarte a escribir correctamente el asunto de un correo electrónico. ¿Qué cómo va a ayudarte esto? Enseguida te lo cuento…

El asunto del mail define el tema del que tratas en éste. Si el receptor de tu mensaje ya te conoce. Pero sino, lo que te define es a ti misma. Es como la primera impresión. ¿Te arreglas para acudir a una cita de trabajo y demuestras que te has leído bien la oferta, no? Pues lo mismo. Pero en Internet. ¿Y cómo vas a demostrar todo eso en una línea de unas cuantas palabras? Ahí está la magia. Y hoy pretendo ayudarte a conseguirlo con algunos trucos que a mí, particularmente, me han resultado muy útiles.

Redactar bien, bien, el asunto del correo electrónico

  1. La casa jamás se empieza por el tejado. Sí, sabes que me encantan los refranes. Es que a veces basta uno para definirlo todo. Y es el caso. Si no se te ocurre empezar una casa por el tejado, ¿cómo osas a escribir el asunto de tu mail antes que el contenido? Pues eso. Que el 2017 sea el año de dejar de lado las malas costumbres y el de adoptar unas nuevas. El asunto se redacta SIEMPRE al final.
  2. Las 5 Ws de los periodistas. No hay que ser periodista para conocerlas. Son el qué, el cómo, el cuándo, el dónde y el quién. Si tu asunto no tiene que llevar alguno de ellos, simplemente omítelo. Sin embargo, asegúrate de reflexionar si está todo lo que realmente necesita tu receptor para entender el contenido que le presentas. Ahora no es momento de preocuparse por las florituras. Eso lo hacemos en los pasos siguientes.
  3. La brevedad. Seguro que el paso anterior lo has clavado. Pero resulta que te ha quedado un testamento de asunto. No nos vale. Pero tiene arreglo. Empieza por eliminar todo lo superfluo. Palabras simples. Y no empieces por esta parte, porque te aseguro que sí lo haces, terminará quedándose fuera información realmente relevante que tenía que ir en el asunto sí o sí.
  4. El toque de gracia. Si pensabas que esto había estado chupado, ahora te lo pongo un poco más difícil. ¿Cuántos mails recibe la gente al día? Hay que decir todo lo que es importante de otro modo. Dale vueltas un poco al tema, procura ser creativa y original. Ya sé que no todos los mails son divertidos, pero al menos, hazlos lo más digeribles posibles para quién lo vaya a leer. Estoy segura de que te lo agradecerán y saldrán de ahí buenas conversaciones.
  5. Cuidado con pasarte de lista. Lo de ser creativa es la bomba. Pero no te pases tanto con que el contenido del mail resulte insípido. Quizás ahora te toque darle una vuelta a eso. Aunque ese tema me lo reservo para otro post. A lo que me refiero es a que tengas cuidado con generar demasiada expectativa. Si el lector abre el correo y se encuentra con la nada, se cabreará. Aplicar un poco de realismo a la fase anterior será suficiente para tener todos los componentes del asunto del mail perfecto.

¡Y ya está! ¿ha sido tan difícil? Puede que te parezca un verdadero martirio tener que aplicar este listado a TODOS los asuntos que redactas. Sin embargo, tengo una buena noticia. En cuanto hagas los primeros, los demás te saldrán solos. Eso sí, ahora te toca esforzarte por interiorizar estos trucos para que luego, en automático puedas redactarlos fácilmente. Y recuerda, no solo sirven para los mails cotidianos. Úsalos al candidarte a ofertas de trabajo. ¡En LinkedIn también hay asunto! A mí esto me ha dado muy buenos resultados a la hora de conseguir proyectos de trabajo interesantes, así que, ¿por qué no lo pruebas? Puede que te sorprenda su eficacia…

Foto: © lightkeeper

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...