¿Cómo vestir para una entrevista de trabajo?

Aunque creas que tu experiencia y conocimientos son lo más importante, no siempre es así. La primera impresión cuenta, y en eso nada influye más que tu atuendo. Si vas a una entrevista, así es como debes vestirte.

12 trucos para acertar en el atuendo para tu entrevista de trabajo

Los conocimientos, la empatía, tu preparación, tu currículum, un buen apretón de manos… Muchas cosas cuentan para triunfar en una entrevista de trabajo, pero ni eso, ni tu experiencia, ni tus doctorados, te salvarán del caos si no eliges el vestuario adecuado. Llevar la ropa adecuada a la entrevista es fundamental si quieres pasar el proceso de selección con éxito.

No es simple banalidad. Reed Ellis, especialista en selección de personal en la empresa de reclutamiento estadounidense Professional Staffing Group (PSG), ha realizado especial énfasis al señalar que las primeras impresiones lo son todo y que, por lo tanto, la forma en que te vistes es totalmente relevante. Además, indica que el vestuario influye en gran medida en la decisión del equipo de recursos humanos.

Los nervios acechan cuando se piensa en que se estará frente al gerente de la compañía. Nos enfocamos en lo que vamos a decir, las respuestas que le daremos, el tono de voz y la forma de comportarnos pero, ¿le damos importancia a lo que usaremos? Tal vez nos arreglamos bien y escogemos prendas que son de nuestro agrado, pero ¿son las correctas? Ahí está el detalle.

Entrevista de trabajo: ¿de traje o con camiseta?

Desde hace mucho se nos ha dicho que los trajes oscuros son la mejor opción, pero las pautas parecen haber cambiado. Que lo diga Mark Zuckerberg, el fundador de Facebook, quien siempre lleva puesta una camiseta gris, para ir a trabajar ;claro, él es el jefe. Es otra cosa. El asunto, es que debes echarle un vistazo a las nuevas tendencias del entorno empresarial, pero sobre todo, a las sugerencias de los expertos para dar con el outfit adecuado. No dejes que sea tu ropa la que te aleje del trabajo de sus sueños.

  • Investiga. Si es necesario llama al personal de RRHH.
  • Apuesta por la elegancia. Steve Brown, director de la compañía Empiric en Londres, sugiere ir más elegante de lo que se espera. De modo que si es una organización en el que todos usan jeans y camisetas, lo mejor será que elijas un pantalón informal y una camisa, pero si ese es el atuendo habitual, entonces ve en traje. Su premisa es que para una entrevista de trabajo hay que arreglarse más de lo necesario, no al contrario.
  • Reflexiona sobre la imagen que quieres transmitir. John Lees, autor del libro “Cómo conseguir un trabajo que te apasione”, sugiere pensar en la imagen que quieres dar, procurando que lo que selecciones sea más formal de lo que llevan los empleados. Aconseja no estrenar ese día, para que no parezca un exceso. Si la ocasión lo permite, deja el bolso y el abrigo en recepción, para que luzcas como una más de la nómina y evitar el desorden.
  • Escoge el estilo business-casual. Si se trata de una organización donde todos llevan leggins, sudaderas y prendas completamente informales, Gwendolen Andre, gestora de Professional Staffing Group (PSG), dice que se debe optar por un estilo business-casual. Una chaqueta o suéter serían buenas elecciones e incluso podrías complementarlas con un bonito collar.
  • Nunca elijas los pantalones vaqueros. Los jeans están fuera de las alternativas insinuadas por Gabrielle Rossi, coordinadora de diseño en Whole Foods Market. Tampoco aboga por las camisetas, pantalones cortos, zapatos deportivos, leggins, escotes, joyería exagerada y prendas extremadamente ceñidas al cuerpo.

Otras consideraciones para la entrevista de trabajo

Sin duda, puede pasar que no tengas ni la más remota idea de cuál es el estilo de empresa a la que te enfrentarás, pero no te preocupes. Teniendo en cuenta estas normas básicas te asegurarás el éxito y podrías salir de allí con el contrato firmado.

  1. Lleva ropa cómoda: usa prendas con las que te encuentres cómoda. Si eres una profesional, debes “venderte” como tal.
  2. Elige tonalidades neutras: los colores llamativos no te dejarían muy bien parada. Negro, blanco y azul son buenas cartas de presentación.
  3. Ni minifaldas ni tirantes: no vistas con minifaldas ni tirantes. Sería un error garrafal.
  4. Los zapatos deben estar limpios: asegúrate de que los zapatos estén impecables. Se prefieren aquellos que sean cerrados y usar medias, aunque sea con falda o vestido. Si son de tacón, que no excedan los 7 centímetros.
  5. No te excedas con las joyas: no más de unos pendientes, una pulsera y un collar si crees que hace falta, pero nada ostentoso.
  6. Maquíllate de forma natural: el maquillaje debe ser simple, al igual que el esmalte de las uñas.
  7. No utilices perfume: aunque parezca mentira, el perfume no es un buen aliado en estas circunstancias. O te pones uno muy suave o sencillamente lo obvias ese día.
  8. Escoge bolsos sencillos: los bolsos discretos y con estilo te dejarán mejor parada que uno modernista.
  9. El blazer es la chaqueta ideal: las chaquetas de cuero no son piezas que deberías tener en cuenta. Un blazer en su lugar te hará ver más interesante.
  10. El cabello debe estar limpio y cuidado: lleva el pelo limpio y con un peinado simple. Puede ser suelto o con una coleta.
  11. Opta por un vestuario adecuado: no vayas tan a la moda. El entrevistador no debe fijarse en tu atuendo antes que en ti.
  12. Desestima los estampados: la ropa no puede ser una distracción. Nada de camisetas con frases, tachuelas, diseños militares, lentejuelas y brillantes.

Aunque la mayoría de estos detalles se aplican para todas las profesiones, te recordamos que siempre que puedas, debes indagar. A menos que tu empleo sea como diseñadora o editora de modas y necesites demostrar que sabes de ello, lo mejor es que averigües un poco. Si no estás segura, sigue pautas que se empleen para cualquier tipo de trabajo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...