Crisis de confianza

Crisis confianza

La crisis económica la sufrimos principalmente las empresas y las personas en paro  porque quien tiene un puesto de trabajo  ha visto crecer su poder adquisitivo  debido a que  los precios han bajado, así que  el mismo sueldo rinde más.

En las crisis, l@s empresari@s sabemos que la confianza de  consumidores, que somos tod@s, es el eje fundamental donde basar la recuperación que tiene que estar comandada por las personas que se dedican a la política, tanto gobierno como oposición.

En esto de la crisis, yo como empresaria, estoy mosqueada con el partido mayoritario de la oposición, por la actitud que tiene;  parece que cuánto peor nos vaya a todos, mejor para él; pero es que creo que ésta es una actitud de “pan para hoy, hambre para mañana”, que es lo que nos ha pasado con el desarrollismo de la construcción.

El problema fundamental de esta situación, es el gran número de parados, que solo se solucionará si l@s empresari@s creamos puestos de trabajo, que está condicionado a un mayor consumo y éste, a su vez, está coartado por la confianza de los consumidores.

Si la solución fuera, machacar con el número de parados y la profundidad de la crisis, bastaría con que todos, saliéramos a las puertas del trabajo a cotillear sobre lo mal que están las cosas, pero sabemos que eso no hace más que empeorar la situación, porque merma la confianza y el consumo.

Para entender esto, basta con un sencillo ejemplo: Yo estoy viendo la TV y oigo que:

  1. «Hay 4 millones de parados». Me echo  mano al bolsillo y me encuentro con 1 €,  entonces pienso: “pon tus barbas a remojar” y me guardo el dinero pensando en que  se acercan tiempos de vacas flacas.
  2. «Hay señales positivas de recuperación, empezamos a ver la luz al final del túnel». Al oir esto,  tomo mi euro y me lo gasto en un café; como  mis vecinos, han escuchado la misma noticia  deciden hacer un extra y desayunar en la calle. Ese día la cafetería de abajo  ha hecho caja, se anima y compra un molinillo de café.

La economía es una cadena que empieza en la persona que  consume y ésto, depende del estado de ánimo. ¿Es que esto no lo sabe la oposición? Seguro que sí pero no quiere perder la oportunidad de sacar tajada. Pero su misión  ¿No es ocuparse del bien común?  Han perdido la perspectiva.

En la crisis no hay distinción de género, a tod@s nos ataca por igual, tampoco diferencia de color político. A l@s empresari@s nos ayuda que  el consumo se reactive,  habrá menos paro porque hay que producir más y contratar más trabajador@s. Esto es lo que hará que salgamos de la crisis, pero «tod@s a una, como en Fuenteovejuna».

Foto | Batega

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...