Llega el síndrome postvacacional

sindrome-postvacacional

Hoy estado leyendo y también escuchando en varios medios, hablar de aquello que llamamos el síndrome postvacacional y dónde según las estadísticas un 35% de trabajadores en edades comprendidas entre los 25 y 40 años a partir de la próxima semana lo van a sufrir, puesto que,  se terminan las vacaciones para la mayoría de los españoles, y la vuelta al trabajo está ahí.

Evidentemente después he tenido una tertulia que ha sido de lo más divertida y eso me ha dado pie a escribir este post.


Aunque también es verdad que este año, con la crisis, la vuelta al trabajo no solo causará depresión por la vuelta al trabajo. Hay que agregarle otra novedad, el llamado  “síndrome del miedo al paro“, pues crece el número de personas abrumadas por el temor al desempleo.

Pero, ¿qué es el síndrome postvacacional?

En realidad es un concepto amplio que describe una incapacidad de adaptación al trabajo tras la finalización de las vacaciones. El adaptarse de nuevo a la rutina del trabajo es como un shock emocional que se deriva en unos desequilibrios psíquicos, aunque, no suele durar más de dos semanas. El dejar atrás psicológicamente el verano, las playas y la compañía de familiares y amigos es la principal causa de ello.

Los síntomas son más psíquicos que físicos en mayor medida y nos podemos encontrar con miedos de diversa índole, preocupación, tensión, pensamientos negativos asociados al trabajo, falta de energía, tristeza, malhumor, dolores de cabeza, dificultades para conciliar el sueño o interrupciones constantes del mismo e incluso trastornos digestivos.

¿Cómo podríamos evitar entrar en el síndrome postvacacional?.

Más o menos siguiendo las mismas pautas (en mi opinión) que seguimos con los niños y la vuelta al cole. Ir ajustando horarios poco a poco para ir tomando conciencia de la rutina, tanto en comidas, horarios como en el sueño y así el primer día que suene el despertador, no saldrá volando por la ventana haciendo que el día lo comencemos mal.

Y sobre todo, aplicarnos aquello de retomar la vuelta al trabajo con una actitud positiva, con una visión de reencuentro con la normalidad y nuestra tarea diaria y esos compañeros que nos caen ‘muy bien’. Y dejar de pensar que todavía nos quedan once meses para volver a desconectar y aguantar al jefe.

Puesto que como me decía hoy una amiga, reincorpórate dando gracias de que al menos, sigas conservando tu puesto de trabajo y eso, debería de ser un pensamiento más que positivo para que no te diera a entrar en el síndrome postvacacional y encima peligre tu puesto de trabajo, que no está el mundo laboral para gaitas.

Imagen | Diariodelviajero

Más en Centromujer | Cómo negociar tu indemnización, Conciliar vida familiar y laboral, ¿Mentirías en tu Curriculun Vitae para acceder a un puesto de trabajo?, Coaching empresarial y laboral

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...