Lo que no deberías hacer en una entrevista de trabajo

lo-que-no-deberias-hacer-en-una-entrevista-de-trabajo

No están los tiempos como para cometer errores en la pocas o muchas entrevistas de trabajo a las cuales te presentes. Y aunque pienses que tras ella puedas salir con una sonrisa de oreja a oreja y creas que el puesto es tuyo, algunas veces sucede que no es así y entonces te preguntas, ¿por qué no llega la llamada confirmando que el puesto es tuyo?.

Posiblemente has cometido errores tontos y apenas sin darte cuenta no sabes qué es lo que ha pasado. Son detalles tan pequeños que probablemente no te fijes, pero las personas al otro lado de la mesa lo anotan todo y encima los subrayan. Toma nota de esos pequeños detalles que no debes hacer.


Saliste de la entrevista, todo fue correcto y ya estás celebrándolo con los amigos antes de tiempo y lo proclamas a medio mundo. No es recomendable compartirla con todo el mundo, es mejor ser un poco discreta hasta que sepas el resultado. Uno de los puntos que cada vez cobra más fuerza para estudiar un posible candidato es internet.  Facebook o Tuenti va a recibir en esos días visitas insospechadas por lo tanto, tenlo preparado y acondicionado para ello y sobre todo que no encuentren sorpresas desagradables. Y por supuesto no des la noticia hasta que no sepas nada seguro. Sé discreta.

Cuidado con la presencia en la entrevista y sobre todo con el perfume. No atufes la oficina, ponerse litros de colonia o fragancias, según los expertos es un síntoma negativo. Ya que todos los extremos siempre son malos y en el ambiente laboral todo se tiene que hacer con moderación, empezando por la entrevista.

La persona que te entrevista es divertida, cercana y compartía gustos y aficiones contigo. Dejaste de verla como un supuesto jefe y la empezaste a tratar como a una amig@.  Eso es un error insalvable. Por ejemplo la empresa quiere averiguar si sabes manejarte en cualquier situación profesional y asegurarse de que conoces cuál es tu papel en la oficina. Para ello puede hablarte de juergas y soltar incluso tacos, pero nunca entres al trapo sigue mostrándole el respeto que se merece.

Tu anterior jefe era poco más que una bestia que no tenía consideración por los empleados, por lo tanto cuando te hagan la pregunta del millón, por qué quieres cambiar de trabajo o por qué te interesa el puesto, no se te ocurra poner a caer de un burro a tu última empresa, aunque el entrevistador intente que entres en ello. Limítate a venderte para el puesto que solicitas dejando atrás entras en descalificativos de tu antigua empresa. Con ello demuestras madurez y que eres de las que no hablas mal de tus jefes, al menos a sus espaldas.

Evidentemente quererte vender de la mejor manera no significa que no dejes hablar. Mucha gente habla y habla y se olvida de contestar a lo que el entrevistador pregunta, ya que no escucha y así quedarás. Hacer preguntas referentes al tema en conversación demuestra que prestas atención. La clave está en escuchar atentamente, ya que en algún momento pueden darte pistas de lo que están buscando y hay que descubrirlas para que así tengas un punto de referencia que puedes ir utilizando en tu beneficio.

Con estos consejos de seguro en las próximas entrevistas no cometerás esos errores apenas apreciables que si bien parecen tontos, son los causantes de que a pesar de ser buena profesional y tener un CV envidiable, no seas la elegida para el puesto.

Imagen | Daquella manera

Más en Centromujer | Si trabajas… olvida el Facebook, Excedencia ¿un derecho o un capricho?

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...