10 falsos mitos sobre el bronceado que deberías eliminar de tus creencias

Con la llegada del sol aumentan también la mayoría de mitos acerca del astro rey y sobre cómo ponernos morenas. La mayoría de ellos perjudican nuestra salud, así que habrá que estar atentas.

bronceado

Aunque creo que desde hace unos años somos mucho más conscientes de los peligros que nos supone exponernos en exceso al sol, y ya no es tan habitual ver a quién se obsesiona con el color de su piel luciendo un bronceado intenso que a todas luces parecía perjudicial para la salud, mejor es seguir hablando del tema porque aún quedan muchos mitos falsos que eliminar de la sabiduría popular. Aunque en este 2014 el verano se resiste a llegar, sí que es verdad que hay que estar preparados, porque cuando ocurre de este modo suele llegar a lo loco y sin previo aviso. Así que si quieres disfrutar de esos días de sol, coger color, pero todo ello sin descuidar tu salud, toma nota de lo que te contamos a continuación.

El bronceado natural es un proceso que se produce por los estímulos que da a nuestra piel el astro rey. Evidentemente, en el color que nos queda entran factores diferentes, como puede ser el genético, pero también otro tipo de cosas como es el tiempo de exposición y los productos estimulantes que se usen sobre ella, así como los alimentos que incorporemos a nuestra dieta habitual. Lo más común es que la zanahoria, los cítricos y todos esos productos que incluyen muchas vitaminas y carotenos sean los que más favorecen tanto el tono bronceado ansiado como la duración que éste tiene luego sobre nuestra piel. Aún así, hay que tener en cuenta que no hay fórmulas mágicas y que otros alimentos pueden también incidir en ello.

Mitos sobre el bronceado

Pero aunque la información ahora fluye con mayor facilidad, y todos sabemos que hay que tener cuidado con el sol, que debemos protegernos y que las exposiciones han de ser controladas. Aún así, de seguro que has caído en la cuenta de alguno de los que resumimos a continuación y has pensado que se trataba de una verdad siendo mentira. Y como de eso se trata, de sacar de nuestra mente lo que no es cierto sobre el bronceado y sobre tomar el sol, toma nota de lo siguiente:

  • No nos ponemos morenas con altas protecciones solares: ponerse o no morena depende de muchos factores que tienen que ver con lo que explicamos en el párrafo anterior. Sin embargo, evitar el uso de crema para ponerse morena antes solo supone que nos vamos a quemar y que además expondremos nuestra piel a radicales libres de cuyos efectos nocivos hemos oído hablar muchas veces y que en el peor de los casos pueden provocarnos cáncer de piel en el futuro. Creo que a todas luces no compensa.
  • Si estás morena, no necesitas protección: por muy morena que te veas, los rayos más dañinos del sol siguen afectando a tu piel, es por ello que independientemente de cuánto te hayas bronceado es importante seguir echándonos protección solar. Así que sigue como siempre revisando el factor de protección y las horas que vas a exponerte al sol si es que no quieres sufrir las consecuencias en el futuro.
  • Las cremas no resisten el agua, mejor tras el baño: la protección solar cuando vamos a la playa debería echarse desde el primer momento. Además, a día de hoy las cremas solares son capaces de resistir el agua, incluso la del mar o la piscina con la salitre y el cloro. Así que este mito carece completamente de sentido a día de hoy y expone tu salud a graves riesgos.
  • El sol seca los granos, mejor no echarse crema en la cara: la piel de la cara es una de las más delicadas y requiere siempre de una protección extra. Con este absurdo mito nos encontramos con que en realidad estamos haciendo un grave daño al rostro y además resecándolo mucho más de lo que pensamos. Olvídalo y utiliza los tratamientos habituales para las imperfecciones y también para proteger la piel.
  • Orgullosa de un bronceado muy oscuro: el color de nuestra piel cambia al sol no solo por los rayos que estimulan las sustancias de nuestra piel sino también como medida de protección a los rayos más nocivos del astro. Por ello si has pasado de estar muy blanca a excesivamente morena deberías plantearte que quizás tu piel te esté mandando una señal de que has abusado del sol.
  • Mejor el aceite solar que las cremas solares: aunque existe la creencia de que los aceites solares son capaces de hacernos poner morenos antes, lo cierto es que en la mayoría de los casos ofrecen una protección excesivamente baja y no se recomiendan como protección solar. De hecho, lo que debemos tener en cuenta es precisamente el factor de protección y las horas que vamos a exponernos al astro.

Imagen: Daniela Estefanía

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...