10 trucos de belleza fáciles que mejorarán tu aspecto

A veces, conocer pequeños remedios naturales o trucos simples de aplicar pueden hacer que tu maquillaje o tu belleza natural luzcan rápidamente mejor. Hoy analizamos una decena de ellos.

trucos belleza

Muchas veces, explotar tu belleza exterior es algo realmente fácil, basta conocer la mejor manera de hacerlo. Y a veces, todos esos conocimientos están al alcance de tus manos y son mucho más simples de lo que habías imaginado. En este caso, hacemos un repaso por muchos de esos trucos que seguramente no conoces, y que una vez sepas cómo se llevan a cabo, no podrás prescindir jamás de ellos. Lo que te contamos a continuación es cómo utilizar mejor elementos que tienes en casa, o cómo cambiar el modo de uso de algunos instrumentos habituales en tu maquillaje para lograr un acabado de belleza mucho mejor del que te esperabas.

Sabes por ejemplo que colocando un poquito de aceite de oliva en los medios y puntas del cabello, tu pelo brillará como nunca y de forma natural. O que el esmalte de uñas se puede recuperar si echas un poco de acetona dentro del envase y agitas bien son cosas que te vendrán de perlas para conseguir estirar más los cosméticos y empezar a aprovechar la cosmética de los elementos naturales. Pero no solo esos trucos vienen a continuación, también te contamos el sustituto ideal del colorete cuando no lo tienes a mano o se ha acabado. ¿Te los vas a perder?

Trucos fáciles de belleza para poner en práctica hoy

  1. Sustituir el colorete: si en algún momento necesitas un colorete y no lo tienes a mano, puedes utilizar una barra de labios difuminada como tal. Además, te asegurarás de que dura mucho más de lo que te esperabas.
  2. Dar brillo al cabello: para que tu pelo brille como nunca solo hay que aplicar unas gotas de aceite de oliva en medios y puntas.
  3. Recuperar el esmalte de uñas: si tienes un esmalte de uñas que te encanta medio seco, lo único que debes hacer es añadir a la mezcla un poco de quitaesmaltes. Con ello conseguirás que vuelva a su estado habitual y también recuperarle para tus mejores ocasiones.
  4. Conseguir la línea del ojo perfecta: si siempre has soñado con que la raya del ojo fuese ideal, no tienes más que usar el eyeliner en tu rizador de pestañas. Cuando rices las tuyas te encontrarás que como por arte de magia se ha calcado también esta línea.
  5. Nuevos usos del protector del baño: el protector del baño que encuentras en muchos lugares público puede servirte, cortado en pequeños trozos como un absorbente natural para el exceso de grasa en la piel. Además, si has sudado, también mitigará el efecto que éste tiene sobre tu maquillaje.
  6. Acertar con el fondo de maquillaje: si nunca acabas de dar con el color ideal de tu fondo de maquillaje, quizás el problema esté precisamente en el tono de tu piel. De hecho, por el sol y por otros agentes, probarlo en el brazo puede no ser la mejor opción. Te recomiendo que la próxima vez que acudas a la perfumería lo hagas en el cuello. ¡Seguro que das con el adecuado!
  7. La tarjeta de crédito y la sombra de ojos: ¿cuántas veces te ha ocurrido que el efecto de la sombra de ojos no es el deseado? Si pruebas a colocar el borde de una tarjeta de crédito en la cara mientras aplicas la sombra, conseguirás la mirada felina perfecta sin demasiada dificultad. ¡Así de sencillo!
  8. El contorno ideal del maquillaje: no siempre es fácil delimitar bien donde colocas el maquillaje tras la base. En ese sentido, lo mejor es crear un número tres desde la parte superior a tus cejas. Si sigues ese contorno podrás lograr un acabado con las facciones marcadas como el del que presumen las grandes estrellas.
  9. Acabar con las ojeras: si ya no soportas las ojeras que aparecen cada vez que descansas bien y piensas que no hay nada que acabe con ellas tienes que conocer el truco de colocar la crema del contorno de ojos en la nevera. Al dejarla allí, y aplicarla en frío, su efecto será realmente revitalizante para tu mirada.
  10. Exfoliarte sin exfoliante: si te has quedado sin exfoliante de repente, puedes utilizar sal marina o azúcar de caña. Ambos, mezclados con miel o con yogur son perfectos para conseguir una exfoliación de ensueño y mantener una piel bonita.

Todos los trucos que te hemos mostrado son muy fáciles de poner en práctica y harán que tus rutinas de belleza sean mucho más sencillas de lograr con mayor perfección. ¿Te animas a probarlos la próxima vez?

Vía: American Fashion

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...