3 mitos y verdades sobre la nutrición que generan debate

No es la primera vez que algunos mitos sobre la nutrición se cuelan en nuestras vidas. Y la verdad es que algunos esconden muchas verdades, pero otros, no tantas.

leche

La nutrición es una ciencia bastante moderna. Al menos tal y como la conocemos a día de hoy. Es cierto que en las culturas más antiguas se utilizaban ciertos productos y se potenciaba el consumo de ciertos alimentos para terminar con dolencias y enfermedades, pero en este caso nos queremos referir a otra cosa. Queremos hablarte de los muchos dilemas actuales a los que se enfrenta este estudio de la alimentación en nuestros días y con el que nos hemos encontrado en el último siglo con bastantes contradicciones que han llevado a los consumidores en muchos casos a poner en duda su verdad. De hecho, de seguro que nuestras lectoras recuerdan cuando se decía que la grasa del jamón serrano era malísima, o cuando se explicaba que el consumo del aceite de oliva no era positivo y que era mejor sustituirlo por otros. Ahora esos dos productos son considerados de entre los mejores para nuestra salud. Y ¿qué pasa con todos esos que ahora nos dicen que son malos y antes eran buenos? ¿Pasarán unos años y ocurrirá lo mismo que pasó con el aceite de oliva y el jamón serrano?

Lo cierto es que últimamente se está debatiendo mucho sobre el tema de que la leche no es buena, o que se debe tomar mucha agua, e incluso se pone en duda que realmente haya que tomar cinco raciones al día de fruta y verdura para estar en forma. Son cosas que hasta ahora creíamos una verdad de esas indiscutibles, pero que ahora, se ponen en duda. Así que vamos a intentar aclara un poco lo que está pasando y porque lo que pensábamos que eran hábitos saludables de la alimentación están siendo tan rebatidos y tan demonizados dependiendo a quién le preguntemos.

La leche no es tan buena como pensabas

La verdad es que siempre hemos creído que si tomábamos leche estábamos sanos. Su poder nutritivo, su calcio y sus muchas vitaminas y otras sustancias vitales la convertían en un preferido de todos los ránkings. Pero ahora resulta que hay quien dice que no es tan bondadosa, e incluso duda que sea buena para el organismo adulto. Yo la verdad creo que siendo mamíferos como somos, no es posible que la leche sea mala. Y menos aún por el hecho de que los estudios que sostienen esta nueva tesis se basan en hechos bastante subjetivos. Es más, apuestan por un aumento de la intolerancia a la lactosa, de alergias a la caseína y de histaminosis alimentaria no alérgica a la leche como una prueba para demostrar que no es positiva. ¿Acaso antes no se tomaba la misma o más leche que ahora? ¿No será que ha aumentado el diagnóstico por los nuevos métodos? Dejo ahí la pregunta porque de momento, no hay consenso sobre el tema.

Cinco raciones de fruta y verdura para estar sanos

No se trata en este caso de una discusión acerca de la conveniencia de que las frutas y las verduras se cuelen en nuestro menú diario, sino más bien de que éstas no se consumen en las cantidades estimadas recomendadas en prácticamente ningún caso. Es por ello que se debate actualmente un consumo recomendado que se ajuste a las necesidades reales de la vida actual. Ten en cuenta que aunque tampoco hay consenso sobre la cantidad que suponen unas 5 raciones, el número medio es de 400 gramos al día. Algo que si vamos con prisas es difícil de asegurar o prácticamente imposible. Así que no te preocupes si no lograr comer tantas verduras y frutas, parece que nadie lo logra hacer.

Cuánta más agua mejor

Lo cierto es que según a qué experto en nutrición se le consulte se pueden obtener respuestas bien distintas sobre la necesidad de consumo diario de agua. Algunos opinan que con 1,5 litros es suficiente. Otros recomiendan en la medida de lo posible llegar a los dos litros. Y en otros casos se dice que mejor toda cuanta se pueda. La polémica se centra porque hay quién afirma que son tres los que necesitamos, pero la mitad tiene que provenir de alimentos. El debate en este sentido está servido, y la verdad es que lleva tiempo sobre la mesa. Yo creo que lo mejor en este caso es solo controlar el agua que bebemos si bebemos realmente poco. Sino, si tienes sed o te apetece beber, bebe. El agua mineral natural no contiene nada más que eso, con lo que no va a provocarte ningún daño. Y unos días beberás más y otros menos, que tampoco es cuestión de ir midiendo paso a paso lo que hacemos, que sino no hay quién viva.

Imagen: mirwav

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...