5 trucos caseros de cosmética que te están haciendo daño

Aunque los trucos caseros pueden ser en muchas ocasiones realmente beneficiosos, en otras son falsos mitos realmente dañinos.

spray

Está claro que los trucos caseros pueden convertirse en muy buenos aliados de cosmética. De hecho, en nuestro blog Centro Mujer hemos hablado en reiteradas ocasiones de consejos para aprovechar los productos del hogar en beneficio de nuestra belleza. Pero como ocurre en todos los lados, no siempre vamos a encontrarnos con que lo que dice la sabiduría popular es lo más correcto, y algunos de esos trucos no te benefician en absoluto, sino que pueden causarte algunos problemas. Y precisamente por ello hoy en nuestro blog queremos mencionar algunos de los que debes evitar a toda costa, porque digan lo que digan, la ciencia demuestra que bien no te harán.

Vemos como muchos de esos inventos de trucos caseros de cosmética para cambiar ciertas cosas, o para conseguir sustituir productos naturales, no están en realidad basados en ninguna teoría, sino que a alguien se le ocurrió utilizarlos un día y han acabo transmitiéndose de generación en generación sin más. Así que creo que por el daño que pueden causar algunos de ellos, va siendo hora de echarles el freno. Y eso es lo que vamos a intentar hacer hoy desmontando sus mitos.

  1. Utilizar líquidos de neón para pintarse las uñas: es muy habitual que se vendan en tiendas de actividades deportivas las famosas barritas de neón que sirven para iluminar de noche. Y un buen día, sobre todo cuando apareció la moda de vestirnos con colores neón, a alguien se le ocurrió utilizarlas para aplicar a la manicura. Y aunque puedan dar el pego perfectamente como un esmalte, lo que está claro es que los químicos que contienen en su interior no nos hacen ningún bien, y no están desarrollados para echar directamente sobre nuestras manos. Así que si lo has probado alguna vez, mejor que sea la última, para evitarte consecuencias.
  2. Esponjas quitamanchas sobre la piel: en muchos casos, cuando nos echamos autobronceadores, nos encontramos con manchas que debemos quitar de inmediato. Y aunque es verdad que algunas de las esponjas quitamanchas que hay en el mercado hacen que éstas desaparezcan, lo cierto es que se trata de productos pensados para limpiar superficies textiles o de la casa, y nunca para utilizar sobre nuestra piel. Contienen al igual que en el caso anterior químicos abrasivos que pueden causarte daños realmente graves. Así que mejor ir con la mancha, que acabar por caer en esta tentación tan dañina ¿No te parece?
  3. Rotulador permanente que sustituye al eyeliner: en lugar de utilizar un lápiz de ojos, hay quien lo sustituye por un rotulador permanente. Y aunque el hecho puede resultar una muy buena idea, como ocurre en los demás casos, el rotulador no ofrece garantía alguna, ya que no se ha probado directamente en la piel. Mucho menos aún en una zona tan sensible como puede ser el ojo. En este caso, el problema viene dado por el contenido de alcohol, ya que si nos entra en la vista, puede causarnos además de irritación, daños graves con los que habría que acudir al médico.
  4. La laca para fijar el maquillaje: otro de esos que no sabemos a quién se le ocurrió, pero que debió haberle dejado la cabeza cuadrada. La laca, contiene ingredientes que en muchos casos nos resecan en exceso el cabello, dependiendo del producto particular. Sin embargo, sobre la piel, pueden tener efectos aún mayores. Vale recordar que por ejemplo en muchos casos, los productos capilares nos piden hacernos una prueba en cualquier zona de la piel antes de aplicarlo, y esto es para testar que no somos alérgicos. Si no nos diésemos cuenta porque no aplicamos la laca en el pelo, y nunca en el cuero cabelludo, nuestro rostro podría mostrar signos evidentes del error cometido.
  5. Leche de magnesio como base: se ha puesto de moda utilizar este medicamento para aplicarlo antes sobre la piel que cualquier otro producto para preparar el rostro para el maquillaje. En realidad, se supone que entre sus propiedades están las de unificar el tono del rostro, al tiempo que acelera el color de éste. Es decir, funcionaría como si se tratase de una especie de autobronceador natural capaz de eliminar manchas. Pero también es cierto que este producto tiene un grado de PH realmente alto, ya que alcanza el 10 en la escala. Si comparamos este número con el 5 que tiene nuestro rostro, podemos darnos cuenta que estamos variando de forma muy brusca su entorno natural, con lo que las consecuencias en este caso también podrían ser realmente graves.

¿Has probado alguna vez a utilizar alguno de estos trucos caseros de cosmética? ¿Y algún otro que también consideres que no es muy positivo?

Imagen: Andrew Magill

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...