7 errores muy frecuentes al lavarte el pelo que podrían estropearlo

Probablemente cuando hablamos de problemas con el cabello, en muchos casos somos nosotros mismos los que con hábitos poco recomendables, estamos causándole un daño a éste.

ducha

Lavarse el pelo es un gesto habitual al que no le damos siempre la importancia que deberíamos. Las razones son en realidad muchas, aunque realmente pueden cometerse errores que sin saber, nos provocarían grandes problemas y consecuencias que se notarán tanto por dentro como por fuera. Pese a que supongo que has leído un millón de veces que no se recomienda lavar el pelo a diario, todavía hay quien hace caso omiso de lo que ello puede suponer. Y como ese hábito, tantos otros que en ocasiones ponemos en práctica porque nadie nos ha dicho que están mal. Así que hoy, dentro de nuestra sección Belleza de Centro Mujer queremos tratar todos esos temas.

Antes de comenzar con nuestro listado de 7 errores muy frecuentes al lavarte el pelo que podrían estropearlo, me gustaría hacer énfasis en uno de esos errores tan frecuentes y que tantas veces hemos oído en repeticiones constantes y que aún pese a ello, en ocasiones llevamos a la práctica. ¿Por qué no conviene lavarse el pelo todos los días? Bien. Lo primero es entender que nos lavamos el pelo para eliminar la suciedad que se acumula en éste, pero dicha suciedad, sin estar en exceso, es también una forma de protección de cara a las exposiciones solares, a la contaminación, y a muchas otras fórmulas que nos causan realmente daño. Pero es que además, en cada lavado, no solamente eliminamos la suciedad, sino que nos llevamos por delante algunos componentes del cuero cabelludo que necesitamos para presumir de un pelo sano y bonito. Y por ambas cosas se recomienda no exceder de los 2, ó 3 como máximo, lavados semanales.

  1. Utilizar cualquier champú: aunque es cierto que en muchos casos los champús que nos venden en el mercado tienen más técnicas de marketing que contenido que nos ayude realmente, hay ciertas marcas que realmente prestan la máxima atención a los ingredientes que llevan sus productos. Habrá simplemente que buscarlos. Además, si no quieres caer en ello, lo mejor es utilizar uno neutro, que haga que tu pelo esté limpio y que contenga los menos químicos posibles.
  2. Elegir un champú con un acondicionador incorporado: aunque se han puesto bastante de moda, lo cierto es que estos productos deben aplicarse por separado para conseguir tener el pelo limpio y al tiempo acondicionado. Mezclarlos tan solo nos da menos opciones en uno y otro producto. Así que descártalo si es que lo tenías como idea preferida a la hora de lavarte el cabello.
  3. Aplicar mascarilla todos los días: a no ser que tengas el pelo muy seco, o tu peluquera te haya recomendado un tratamiento puntual, éste hábito no hace más que empeorar la salud de tu cabello. Es por eso que resulta realmente importante eliminarlo, ya que además suele asociarse al primero del que te hemos hablado en nuestros primeros párrafos de lavar el pelo todos los días. En el caso del pelo graso, las consecuencias pueden ser realmente brutales, ya que notarás que no hay manera de eliminar esa grasa de tu cabello.
  4. Agua muy caliente: aunque no lo parezca, el cuero cabelludo es nuestra piel en la cabeza, con lo que aplicar a una zona tan sensible y que cubre nuestro órgano más importante no es sin duda la mejor de las opciones para cuidarlo. Así que mejor quejarse de que está fría, que hacerlo de que está excesivamente caliente.
  5. Demasiados enjuagados: eliminar todo el champú y los demás productos que has utilizado al lavar el cabello es realmente importante, pero lo cierto es que hacerlo en exceso tiene también consecuencias, sobre todo si tienes el pelo teñido. De hecho, la espuma que dejan estos productos, y eliminarla varias veces hace que el color que llevamos se deteriore mucho más rápido y tengamos que acudir de nuevo a la peluquería a recuperarlo.
  6. Aplicar la mascarilla o el bálsamo en las raíces: tanto las mascarillas como el bálsamo pretenden que el cabello esté más fácil de peinar e hidratado. Pero no están diseñadas para aplicar en las raíces de éste. Además, si tienes el pelo graso, harás que compliquen el problema del sebo, y sino, estarás perdiendo dinero, ya que dichos productos no hacen ningún bien, aunque tampoco ningún mal, a esta zona de tu cabello.
  7. Frotar puntas y medios entre las manos: es una costumbre bastante extendida para aplicar los tratamientos, pero nada recomendable. La razón de que esto sea así es precisamente el hecho de que hace que las puntas se abran y que los medios se rompan, lo que provoca que luego el pelo se encrespe y pierda la forma del corte que le hemos dado.

Imagen: Paloma Baytelman

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...