Adelántate a las imperfecciones de la piel

No todos los rostros envejecen de la misma forma, depende mucho del tipo de piel, de los hábitos y sobre todo de los factores externos. Por lo tanto la mejor opción es adelantarte a ellos con los cuidados necesarios.

La hidratacion es la base para prevenir las arrugas

La prevención es la mejor forma para mantener a raya el paso del tiempo. Si sabes cuáles son los puntos débiles de tu cutis, en función de tu tipo de piel, sabrás qué cuidados son los imprescindibles.

Por ejemplo, si tienes la piel seca, las arrugas aparecen antes. Este tipo de piel suele ser más áspera, porque es incapaz de retener el agua en su interior. Por lo tanto la primera regla a seguir es usar una crema nutritiva, de textura untuosa que le proporcione mayor hidratación.

Presta atención al contorno de los ojos y labios y refuerzalos con productos específicos, estas zonas son las más castigadas en estas pieles. El aceite de argán, manteca de karité, glicerina y urea son algunos de los mejores principios activos. En cuanto al maquillaje, los productos deberían tener activos minerales, que no resecan.

Si tu rostro tiene una clara tendencia a la grasa, el problema a combatir son los poros. La piel al ser más gruesa y resistente tiene menos arrugas, pero los poros están más dilatados y son más visibles. Por ello, utiliza cosméticos que no sean muy astringentes, para que la piel no se deshidrate con activos que controlen la grasa y renuevan la piel, como el retinol y los ácidos glicólicos y salicílico.

No hay que olvidarse de la limpieza facial diaria, así se minimiza los poros y la aparición de pequeños granitos o lesiones que pueden derivar en manchas que tardan semanas en desaparecer. La arcilla o el aceite de árbol de té son ingredientes que ayudan a regular la producción de sebo. Si te maquillas, opta por texturas en polvo, ya que así mantendrás a raya los brillos.

El gran problema de las pieles sensibles son las rojeces. Las pieles claras suelen ser las más reactivas, con propensión a cuperosis, es decir la dilatación de los vasos capilares que proporciona rojeces o la aparición de pequeñas venas varicosas.

Para ello este tipo de pieles necesitan de cosméticos hipoalergénicos, libres de sustancias químicas e irritantes. Hay lineas completísimas para pieles sensibles, en las que el agua termal, la rosa mosqueta o la caléndula son excelentes aliados. Y muy importante, evita el estrés, el alcohol, ambientes con mucho calor o el picante, porque son los principales causantes de la dilatación de los vasos sanguíneos.

Imagen | Loreal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...