Caminar con tacones sin morir en el intento

Sabemos que es uno de los complementos más atractivos que además estilizan la figura de la mujer, y eso sin contar el toque femenino y sensual que les da al look. Sin embargo suelen resultar toda una auténtica tortura y más si no estás acostumbrada a ellos.

Los tacones es un signo de sensualidad y feminidad para la mujer, son perfectos para lucir con cualquier look y muchas veces nos empeñamos en aguantarlos sin darnos cuenta que podemos terminar siendo ‘unas patos’, si no estamos acostumbradas a los tacones o simplemente tiramos la toalla y nos pasamos a los tacones planos y sin peligro de caer en el intento.

Puede pasar que seas una de esas mujeres que no se pone tacones por miedo a caerse o no caminar con soltura y ser el centro de todas las miradas, porque las mujeres sabemos cuando una mujer ha nacido con los tacones de la mano, son precisamente un complemento con el cual le das un aire elegante a cualquier look.

Por ejemplo durante el verano se llevan mucho las sandalias pero también con tacón en alguna medida, evidentemente abundan las planas porque son más cómodas. Sin embargo si te quedas con ganas de calzarte unas sandalias de tacón pero no quieres hacer el ridículo, toma nota de estos consejos que te serán muy útiles a la hora de saber calzar y andar con zapatos de tacón.

Para calzarte bien los tacones es necesario que contonees la cadera al caminar, de manera que puedas mantener el equilibrio con naturalidad, pero sin exagerar el movimiento.

Vete probando con distintas alturas de tacón. Elige bien la altura del tacón, aunque recuerda que a partir de los nueve centímetros dañan el pie, ya que está muy arqueado y si encima no dominas muy bien la técnica puedes acarrearte una lesión.

La mejor manera de aprender andar con tacones es la práctica. Hazlo en caso sin miedo a que nadie te vea y sentirte ridícula. Después puedes salir con ellos en pequeñas distancias para irte haciendo. De esta manera te irás acostumbrando a los tacones y cuando te los quieras poner más rato, los llevarás con naturalidad.

Procura que la punta del zapato con tacón sea blanda y no muy dura, te puede recalentar mucho el pie, si así no fuera, recurre a las plantillas de silicona que además te alivian el pie.

Imagen | Jordiet

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...