Cómo ser constante si te ejercitas caminando

Algunas mujeres se quejan de que ya les cuesta hacer dieta como para ponerse a hacer alguna actividad física. Pero es la mejor forma de perder kilos y no recuperarlos.

Lo más difícil para una persona que cree no tener suficiente fuerza de voluntad es dar el primer paso. Por lo tanto, si has llegado a la conclusión de que esta vez sí vas a hacer ejercicio, enhorabuena. Si está todo en contra, si no tienes demasiado tiempo, si te apuntas a un gimnasio que queda excesivamente lejos de casa o de tu trabajo o si acudes a esas instalaciones al final del día, cuando ya estás agotada, no podrás mantener la situación durante mucho tiempo. Así tienes todo en contra. Entonces sí hay que tener una mente muy positiva y una voluntad de hierro para vencer todos esos puntos en contra.

Sin embargo, hay maneras de gastar calorías que no suponen tanto esfuerzo como pudiera ser el caminar. Es uno de los ejercicios más saludables que se pueden practicar, y hacerlo de la forma correcta, a paso ligero unos 30 minutos al día, produce un aumento del metabolismo que puede suponer un consumo de 200 calorías diarias, como mínimo. Pero el beneficio es mayor porque haciendo ejercicio te volverás más regular en tus comidas.

Lo ideal es no pensar que ‘no puedes lograrlo’. Por eso tan importante es escoger bien el ejercicio como la manera de hacerlo. Caminar, pasear a un ritmo medio-rápido es perfecto y puede resultar constante. Sin embargo, si te duele algo en ese momento, si no estás cómoda, si tienes frío o calor, tu mente habrá encontrado la justificación perfecta para dejar de hacer ejercicio o en este caso de caminar.

Por lo tanto cuida bien todos los factores externos que puedan influirte mal: escoge una ruta agradable, sin tiendas para no caer en la tentación de pararte. Puede ser un paseo largo y recto, con árboles o una zona de montaña pero sin demasiados altibajos. Escoge un buen calzado, es fundamental que el pie se sienta estable dentro de la zapatilla, pero que se pueda doblar también la suela. Asimismo debes evitar caminar en pleno sol los meses de verano o en las horas centrales del día, mejor hacerlo por las mañanas o por las tardes. Cuando camines intenta hacerlo al principio lentamente y por una superficie plana y luego puedes aumentar la intensidad.

Imagen | Didier Vidal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...