Cosmética orgánica, cosmética bio y cosmética eco

La cosmética orgánica tiene beneficios muy interesantes para la piel y el cabello.

Cosmética orgánica

La cosmética natural está más de moda que nunca, y todo apunta a que no se trata de una tendencia pasajera, sino que ha llegado para quedarse. Utilizar esta alternativa tiene grandes beneficios tanto para la piel y el cabello como para la salud en general y, por supuesto, para el medio ambiente. Ahora bien, para elegir correctamente los productos que te convienen, debes saber qué es la cosmética orgánica, bio o eco.

Según el Reglamento (CE) Nº 1223/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de noviembre de 2009, se define como producto cosmético a «toda sustancia o mezcla destinada a ser puesta en contacto con las partes superficiales del cuerpo humano (epidermis, sistema piloso y capilar, uñas, labios y órganos genitales externos) o con los dientes y las mucosas bucales, con el fin exclusivo o principal de limpiarlos, perfumarlos, modificar su aspecto, protegerlos mantenerlos en buen estado o corregir olores corporales«.

Cosmética natural

La fabricación de la cosmética natural no genera ningún desecho químico que afecte al entorno natural por una razón muy simple: no utiliza productos derivados del petróleo y la mayoría de materiales son reciclados.

No tiene nada que ver utilizar un aceite mineral derivado del petróleo que uno de argán o de almendras, que tiene principios activos. Con un producto natural la piel reacciona mucho mejor y los resultados son más eficaces y rápidos.

Al usar productos naturales, la piel y el cabello los toleran mejor. En el caso de la piel, la cosmética ecológica no obstruye los poros y hace que esté mas activa y permeable.

A todo esto hay que sumar que los productos de cosmética natural están libres de aromas sintéticos y conservantes. No utilizan aditivos artificiales y son 100% libres de tóxicos.

Qué es la cosmética orgánica, cosmética bio y cosmética eco

Cada vez existe una mayor concienciación acerca del consumo respetuoso con el medio ambiente. La demanda de cosméticos naturales están aumentando de forma exponencial.

Tal y como su propio nombre indica, lo natural es todo aquello que procede de la naturaleza, pero no tiene por qué ser necesariamente orgánico. La cosmética orgánica, bio o eco es aquella que procede de la naturaleza y, además, está completamente limpia de cualquier alteración hormonal o química.

Aunque en muchos casos la palabra natural se usa como sinónimo de orgánico, no son exactamente lo mismo. La principal característica de la cosmética orgánica, bio o eco es que hace uso de ingredientes que, además de ser naturales, se han producido siguiendo los criterios que establece el Reglamento Europeo para la agricultura ecológica.

Entre los criterios, se incluyen la no utilización de pesticidas, fertilizantes ni herbicidas químicos, entre otros. Todos los ingredientes ecológicos deben estar certificados para poder ser reconocidos como tal.

Reconocer los cosméticos cuyos ingredientes son de producción orgánica, bio o eco, es relativamente sencillo. No contienen activos sintéticos, de forma que suelen tener una textura más líquida que los cosméticos industriales al no usar espesantes artificiales ni siliconas.

En lo que respecta a su coloración, suelen ser amarillos, marrones o verdes porque no contienen aditivos ni colorantes. Su durabilidad es más corta porque no tienen conservantes químicos.

Ingredientes más utilizados

En la cosmética orgánica, bio y eco, los ingredientes más populares son los siguientes:

  • Aceite de semilla de granada: tiene propiedades regeneradoras y nutritivas, además de un gran poder antioxidante. En sus pepitas se concentra una gran cantidad de polifenoles que retrasan el envejecimiento de la piel y aportan luminosidad.
  • Caléndula: el extracto de caléndula es un gran aliado natural para el cuidado de las pieles atópicas y sensibles. Ayuda a hidratar la piel por su gran poder humectante y su acción antibacteriana lo hace un ingrediente ideal para el tratamiento del acné.
  • Aceite de oliva: el aceite de oliva tiene grandes propiedades regeneradoras, nutritivas, suavizantes, tonificantes y cicatrizantes para la piel. Es un antioxidante muy poderoso, así que ayuda a combatir el daño de los radicales libres.
  • Aloe vera: el aloe vera es uno de los ingredientes más utilizados en la cosmética natural porque hidrata, remineraliza y regenera la piel. El gel de aloe vera puro tiene una acción antiinflamatoria y cicatrizante, y también favorece la creación de colágeno.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...