El agua para la piel

Nuestro organismo necesita agua para sobrevivir. Cuando tiene sed, la función celular disminuye su actividad y la piel se deshidrata, se arruga y se vuelve más flácida. Entonces es cuando hay que hidratarla.

La piel necesita agua para estar hidratada

El agua es el fluido del que depende, en gran medida, la salud de nuestro cuerpo, sin ella no podríamos vivir. También forma parte de las células e interviene en muchas de sus funciones.

Las mujeres soñamos con tener una piel radiante, el secreto para sentirse y verse mejor es mantenerla hidratada con su nivel de humedad natural. Beber alrededor de dos litres de agua al día y aplicar una hidratación externa contribuyen a restablecer el equilibrio que necesita.

Hay dos factores que influyen para tener la piel hidratada, la correcta distribución del agua en ella y su penetración en las capas más profundas de la piel. Para ello contamos con la actual tecnología en cosmética que es capaz de activar la autohidratación de la epidermis desde el interior, reabriendo los canales propios de hidratación celular.

Por otro lado tener la piel seca no significa que esté deshidratada, la piel seca significa que se tiene una falta de lípidos y requiere por ello, un tratamiento nutritivo que aporte grasa, mientras que la deshidratación es un estado por el que puede pasar cualquier tipo de epidermis, seca o grasa. Es muy importante diferenciarlas, la falta de agua provoca una sensación de tirantez y la piel aparece rugosa opaca, con descamaciones y con las líneas muy marcadas.

El mejor gesto por lo tanto para la piel es hidratarla desde jovencitas diariamente. Es muy importante que desde muy pronto adquiramos la costumbre de usar un producto hidratante para garantizarnos una piel sana y bonita y, además prevenir el envejecimiento cutáneo.

Sin embargo de nada sirve hidratar en profundidad la piel si el sistema está en peligro debido al estrés medioambiental.  Por ello es necesario, además de un moderno sistema de riego para la piel, algo encargado de protegerlo.  Ya que la piel sufre a diario  y cada vez más, agresiones internas y externias, rayo UV, polución, estrés, tabaco.  Estos factores aceleran la pérdida de agua y debilitan la barrera cutánea provocando principalmente falta de luminosidad y suavidad y un rápido envejecimiento.

Por lo tanto doble hidratación, limpieza y protección para prevenir todos estos inconvenientes que nos pueden venir por no proteger correctamente la piel y sobre todo no darle de beber.

Imagen |  sarub

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...