Elige tu perfume

El perfume se podría decir que es como la segunda piel, desvela personalidad, carácter, emociones y en esencia es la parte más íntima de cada persona. Elegir por tanto tu perfume es como encontrar la fragancia especialmente elaborada para ti y tu personalidad.

Para saber lo que te gusta, en primer lugar, tienes que ser capaz de definir los olores que te envuelven. Un perfume puede ser floral, afrutado, ambarino, amaderado.. aunque los criterios, varían según la piel, las emociones, los recuerdos y la personalidad.


El efluvio varía según el tipo de piel ya que la epidermis tiende a transformar las características de una fragancia. Para saber si te conviene un perfume, pruébalo en las zonas donde se toma el pulso (cuello, puño) y espera media hora.

El perfume es como una pirámide olfativa dividida en tres partes: las notas altas (las que se perciben desde la vaporización, frescas y volátiles), las notas medias o corazón del perfume (más voluptuosas, aparecen al cabo de 10 min.) y las notas bajas (pesadas y tenaces, son las que fijan el perfume).

Hay que saber por ejemplo que Eau de toilette es ideal para usarlo a diario ya que deja una estela discreta. También van bien las lociones y polvos que perfuman delicadamente la piel. Para una fragancia más intensa, elige un eau de parfum o incluso un perfume, un auténtico fondo de armario que te vestirá toda la noche.

El perfume es un artículo de seducción, por ello, perfúmate las zonas indiscretas: cuello, nuca, escote, detrás de la oreja, en la parte interna de la muñeca. También puedes perfumar tu ropa para obtener una estela delicada y dejar impreso tu aroma, con dos o tres pulverizaciones son suficientes para oler bien el resto del día.

Recuerda que hay que conservarlos en su embalaje original y viene a tener una vida de entre 2 y 5 años si está bien conservado.

Imagen | mujerglobal

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...