Exfoliación, el secreto de una piel radiante

exfoliacion-el-secreto-de-una-piel-radiante

Exfoliación: nunca es tarde, si la dicha es buena. Y es que aunque antes de cada verano se ha de exfoliar la piel de todo el cuerpo para prepararla de cara al sol, por lo menos antes de las vacaciones -o del último mes del verano- también puede servir para lucir una piel radiante y, adquirir un bronceado uniforme. Y es que cada día más, los agentes externos como el sol, la exposición al aire libre, el agua de mar, o el cloro de las piscinas, pueden causarnos más de un problema del que luego no seamos capaces de salir.

Nuestra piel es el órgano más sufrido de todos los que poseemos, en concreto nuestra epidermis -la capa más superficial de las que componen la piel-. No olvidemos que está expuesto a todo durante los 365 días del año. Debido a esto, el cúmulo de impurezas, células muertas, toxinas y demás elementos negativos para nuestra piel, llega un momento en el que no pueden ser eliminadas de forma natural. ¿La ayudamos a estar espléndida?.

Este acto se debe realizar de manera regular al menos una vez al mes o cada quince días -esto dependerá de nuestro tipo de piel-. Yo personalmente y dada mi piel hiper sensible y muy, pero que muy «rarita», aconsejo ponerse en manos de una especialista para ello (por ejemplo, en una limpieza de cutis). Las afortunadas a las que vuestra piel os lo permita, una exfoliación suave una vez a la semana es suficiente para lucir una piel radiante (sin olvidar la limpieza de cutis una vez al mes también).

Los resultados serán visibles una vez acabada la misma: la piel se ve más suave, lisa, luminosa, sin puntos negros, y «activa» (ya que también ayuda además a activar la microcirculación). Es muy aconsejable para preparar la piel al recibir cualquier tratamiento de belleza como la hidratación, o la aplicación de cremas anticelulíticas o nutritivas. La razón es que después de una buena exfoliación de nuestra piel, ésta se encuentra en un estado óptimo para la absorción de los productos que se utilicen.

Estos tratamientos no se pueden ni deben tomar a la ligera, ya que un uso abusivo de los mismos puede desequilibrar la piel, de forma que se produzcan todos los efectos opuestos, además de una producción excesiva de grasa. Algunos consejos y datos a tener en cuenta en las exfoliaciones:

  • Las personas con problemas dermatológicos como soriasis y eczemas no deben exfoliarse.
  • Si la piel está irritada o presenta alguna herida no debe realizarse.
  • La piel del cuerpo es diferente según la parte, en grosor y resistencia, por lo que se recomienda usar productos más fuertes en rodillas, codos y pies, y más suaves en el cuello o la cara para evitar que se irrite.
  • Los masajes para aplicar el exfoliante no deben hacerse con fuerza ya que la piel puede irritarse, y en dirección ascendente y descendente.
  • Es indispensable aplicar una vez que haya finalizado, otro masaje en la piel con productos humectantes o hidratantes.
  • Existen aliados indicados para este tipo de masajes, como los guantes de crin o las esponjas vegetales de texturas rústicas.

Imagen | flickr

En Centro Mujer | Las cremas… a la nevera, Oriflame, mi nuevo descubrimiento, Esos granos que llamamos acné, La arcilla o barro como tratamiento para nuestra piel, Manchas en la cara, verdades y mentiras, Para una piel radiante la limpieza diaria es la clave, Rexaline Hydra Zoom, esa crema milagrosa

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...