Hacer el amor adelgaza

hacer-el-amor-adelgaza

Si es que ya lo dice la vieja recomendación: «Para adelgazar mucho, nada mejor que la dieta del cucurucho». Y yo, un poco incrédula del dicho por su sospechosa de su procedencia -hubiera jurado que ésta era de origen masculino, con ganas de poner en práctica el refrán-, jamás había llegado a creer tal afirmación, pero sí: hacer el amor adelgaza.

Pero no, como cualquier otra actividad física, hacer el amor implica un aporte energético y por tanto en la relación sexual se queman calorías. Movimientos pélvicos, la aceleración de la respiración, el incremento de los latidos cardiacos, la dilatación de los vasos sanguíneos, los espasmos musculares y el orgasmo, gastan energía similar a cualquier otro ejercicio físico. ¿No es maravailloso?

Pero claro, como todo en esta vida, esta noticia tiene unos matices importantes. Y es que debemos tener en cuenta distintas variables que son importantes, como la duración de la relación sexual, las posturas que se adoptan, los movimientos que se realizan, etc. Hacer el amor endurece los músculos de las piernas, gasta energía, combate el estrés y los dolores de la espalda, las molestias del síndrome premenstrual y aumenta la actividad cardiaca. Y no sólo mejora tu salud, ya que la relación con la pareja es más intensa, aumenta el diálogo y los problemas se minimizan.

Haciendo un cálculo aproximado, se podría decir que en una relación sexual de 20 minutos se consumen unas 150 calorías. El gasto de energía al hacer el amor, es equivalente a bajar y subir escaleras -más concretamente, a 4 pisos de este ejercicio-. Sin embargo, éste no es el único motivo para practicar el sexo. En la relación sexual, las caricias, los besos, nuestro organismo experimenta una liberación de endorfinas, sustancias químicas naturales, y de serotonina, un neurotransmisor, que aumentan el estado anímico, el optimismo, la sensación de placer, bienestar y felicidad. Esto nos ayuda a evitar la depresión y la ansiedad.

Una relación sexual no satisfactoria nos puede llevar a intentar compensar estas carencias con el placer de comer compulsivamente. También es habitual en los estados anímicos decaídos y depresivos buscar aumentar las endorfinas comiendo alimentos como el chocolate o los dulces en genera. Finalmente, después de comentar este curioso, placentero y excitante método de perder peso, creo que a todos nos apetece ponernos a dieta.

Imagen | N_enA!

En CentroMujer | Sí, nosotras también eyaculamos

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...