Ilumina tu rostro

Para tener un rostro luminoso, no hay que olvidarse de desmaquillarse dos veces al día, por las mañanas y por las noches. No hay piel más bonita sin una higiene impecable que también ilumina el rostro. Por la noche para eliminar los restos de maquillaje, polución y toxinas, y al despertar, para eliminar la grasa que suele desprender la piel durante el descanso nocturno.

Para darle luz a tu rostro, después de la base de maquillaje, dibuja puntitos de iluminado, un corazón imaginario: empieza por la zona superior de las cejas, pasa por los pómulos y termina en el centro de la barbilla. Difumina y después aplica polvos de sol por fuera de los contornos del corazón.


Si notas tu piel apagada, mezcla tu hidratante habitual con un fluido iluminador. Tu cutis recuperará luminosidad en un abrir y cerrar de ojos. Por otro lado, utilizar sérums que contengan vitamina C ya que aporta una luz extraordinaria a las pieles apagadas. Otro activo antioxidante a tener en cuenta es el gingko biloba.

Imagen | yomujer

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...