La cerveza… ¿engorda?

cerveza-engorda

3 de julio de 2009, día caluroso de verano, como mandan los cánones. Tarde de viernes, terraza, cerveza y tapa -ésta a gusto del consumidor, una servidora se queda con esa tapita de aceitunas que se ve en la imagen-, también como mandan los cánones. Pero claro, este acto tan revitalizante para nuestra mente… ¿lo es también para nuestro cuerpo?.

Y es que hay muchos mitos acerca de la cerveza y, de lo cuantísimo que engorda, sólo tenemos que recordar la tan típica «barriga cervecera». Pero, ¿estamos en lo cierto?, ¿tanto engorda la cerveza?, o… ¿hemos estado equivocadas toda la vida?.

Siendo rigurosos la cerveza es una bebida con poca graduación alcohólica y que se obtiene mediante la fermentación de los siguientes componentes:

  • Levadura, que ayuda en la transformación de los azúcares en alcohol y anhídrido carbónico.
  • Mosto, que es obtenido de la malta de cebada y nos aporta carbohidratos y vitaminas.
  • Lúpulo, el cual le da el amargor característico e influye en el resultado de su espuma.
  • Agua, que añade sulfatos, sodio, calcio, potasio, etc.
  • Arroz y maíz, que aportan almidón a la mezcla.

Conclusión de la mezcla de compuestos que la conforman: la cerveza es un producto muy nutritivo, que nos aporta una gran cantidad de sales minerales. Es diurética, pues tiene mucho potasio y poco sodio, y además está indicada para los que tienen problemas del corazón (por la cantidad de magnesio que lleva) y del riñón (el magnesio es también bueno para evitar la formación de cálculos renales). Sin hablar las vitaminas A, B, D y E, que también posee.

Y ahora después de conocer todo lo anterior… ¿engorda? Y la maravillosa respuesta a esta pregunta es NO, la cerveza no engorda. Una cerveza solamente contiene 90 calorías, por lo que es una bebida muy ligera si la comparamos con otras que también consumimos a diario con muchas más calorías.

La mala fama que tiene es debida al proceso de asimilación de su alcohol, ya que para ello nuestro hígado libera una sustancia conocida como acetato, que el organismo quema para obtener energía. Este proceso hace que no consumamos las reservas de grasa del cuerpo para obtener energía, lo que desencadena en una acumulación de grasas. Esto es lo que provoca que engordemos y empeoremos nuestra salud.

Imagen | flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...