La leche también sirve para bañarse

Si quieres que tu piel esté suave los baños de leche pueden ayudarte…

Los baños de leche eran  muy conocidos en la antigüedad pues la reina Cleopatra se bañaba en leche de burra para conservar una piel joven y sana.

Los baños de leche consisten en llenar la bañera de agua y leche que puede ser líquida o en polvo. Son muy buenos para curar afecciones de la piel como eccema y psoriasis.

La leche está compuesta por proteínas, vitaminas y minerales que ayudan a que la piel recupere su humedad, pero también tiene grasas que son las encargadas de disminuir la irritación.

La leche también contiene ácido láctico que posee propiedades exfoliantes para ayudar a eliminar las células muertas y darle a la piel un aspecto más suave.

Los baños de leche también son buenos para aliviar la piel quemada por el sol, pero estos deben durar unos 20 minutos para que la leche pueda hidratar la piel quemada.

Un baño de leche total puede resultar demasiado caro por eso se recomienda mezclar la leche con agua. Para hacer baños de leche puedes utilizar leche de vaca, de cabra, suero de leche, leche de coco, leche de arroz, leche de nueces o leche de soja.

Tipos de baños de leche

Existen varios tipos de baños de leche

  • Baños de leche con aceites esenciales

Para preparar un baño de leche con aceites esenciales vas a necesitar los siguientes ingredientes:

  • Leche en polvo entera
  • Bicarbonato de sodio
  • Sal marina
  • Avena en polvo
  • Flores secas de lavanda y pétalos de rosa
  • Aceite esencial de tu gusto
  • Agua

Para prepararlo debes llenar un frasco de cristal con la leche en polvo. Muele las flores y añádelas al frasco con la avena en polvo. Ahora añade la sal y el aceite esencial de tu gusto y agua. Cierra el frasco y agita para mezclar bien los ingredientes.

Coloca el tapón en la bañera y llénala de agua tibia, luego añade media taza de la mezcla preparada debajo del chorro del agua. Revuelve el agua para conseguir un color uniforme. Entra en la bañera por unos 20 minutos pero no utilices jabón.

  • Baño de leche y miel

Para preparar este baño vas a necesitar

  • 2 tazas de leche entera
  • 1/2 taza de miel
  • Agua tibia

En un frasco de cristal puedes poner la leche y la miel y agitar para mezclar los ingredientes. Coloca el tapón de la bañera y llénala con agua tibia, luego vierte la mezcla preparada con el chorro abierto. Revuelve para que la mezcla se extienda por la bañera. Ahora y puedes meterte durante 20 minutos sin utilizar jabón. Pasado este tiempo puedes enjuagarte

Los baños de leche son fáciles de preparar y pueden ayudarte a mantener tu piel hidratada y joven.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...